Se desvanecen las acciones

Tras alcanzar los puntos más altos en los últimos cinco años, los papeles que se transan en las distintas bolsas se fueron a la baja. Los retornos de los bonos del Tesoro perdieron 12 puntos.

La ansiedad en los Estados Unidos se notó en los corredores de la Bolsa de Nueva York. / EFE

La ansiedad en los mercados de ingresos fijos a corto plazo en los Estados Unidos se redujo notablemente, con una caída de 12 puntos base sobre los retornos de los bonos del Tesoro a un mes, para llegar a 2 puntos base. Entre tanto, los corredores redujeron sus apuestas sobre una dislocación inminente del sistema financiero, que muchos temían iba a afectar el crecimiento en la economía más grande del mundo.

Sin embargo, el dólar padeció una fuerte caída y el oro subió luego de la rebaja que la agencia china Dagong hizo de la calificación de la deuda estadounidense, que les recordó a los inversionistas el daño que las discusiones en torno al presupuesto le generaron a la imagen de la economía y la política de Estados Unidos.

Muchas bolsas asiáticas jugaron a alcanzar la noticia con respecto al acuerdo del presupuesto. El índice Nikkei 225 de Tokio cerró con un aumento de 0,8%, el índice S&P/ASX 200 de Sídney aumentó 0,4%, al tiempo que el Kospi de Seúl aumentó 0,3%.

Las ganancias en Asia ayudaron a que el FTSE All-World aumentara 0,7% para llegar a 258,7 para el mediodía en Nueva York, lo cual lo ha puesto en camino hacia su mejor cierre desde mayo de 2008.

No obstante, en Europa y en los Estados Unidos la magnitud del alivio fue más modesta. El Stoxx 600 cambió poco luego de un débil comienzo y el S&P 500 de Wall Street aumentó tan sólo 0,2%, para llegar a 1.725,9. Una serie de resultados negativos por parte de IBM, eBay y Goldman Sachs, que fueron mal recibidos, pesaron sobre el índice. Se esperaba que más tarde en la sesión Google presentara sus resultados trimestrales.

Las acciones de China también perdieron las ganancias iniciales. El índice Shanghái Compuesto cayó 0,2% y el de Hong Kong cayó 0,6%.

La ausencia de una reacción optimista fue atribuida en buena medida al hecho de que los mercados de bolsas de los Estados Unidos en realidad nunca creyeron que no se llegaría a un acuerdo con respecto al techo de la deuda de Estados Unidos. El S&P 500 cayó tan sólo 4% con respecto a su puntaje más alto, que alcanzó en septiembre, y que fue de 1.725. Durante las últimas cinco sesiones había recuperado la mayoría de esta pérdida.

Adicionalmente, los inversionistas deben enfrentar de nuevo la tensión fiscal en tan sólo unos meses. El compromiso al que se llegó en Washington ha reabierto el gobierno tan sólo hasta mediados de enero y extendido el límite de la deuda hasta principios de febrero.

El jueves se produjo un recordatorio de cuánto ha afectado la pelea partidista a la reputación de los Estados Unidos, luego de que Dagong redujera la calificación de la deuda del país de A a A-, y mantuviera un panorama negativo.

La agencia de calificación Dagong, con sede en China, no tiene el peso del mercado que tienen otras agencias, como S&P y Fitch, pero el golpe de todas formas aceleró las pérdidas luego de la noticia y el índice del dólar cayó 0,8% para llegar a 79,80. El oro aumentó y en un momento llegó a US$1.323 la onza, aunque luego se comerció a US$1.318.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Rionegro tendrá el primer tren ligero del país

“Big Data” aplicado al campo en Colombia