Se levantó paro en Rubiales

Después de cuatro días de la suspensión de las labores de producción petrolera en los campos de Rubiales y Quifa, en Puerto Gaitán (Meta), los 12 mil trabajadores de Pacific Rubiales Energy levantaron ayer la protesta.

La orden de reiniciar de inmediato los trabajos se dio luego de que el presidente de la Unión Sindical Obrera (USO) regional Meta, Henry Jara, firmara un acta de garantías que permitirá a cinco miembros del sindicato de Rubiales sentarse a una mesa de negociaciones la próxima semana en Bogotá.

La protesta de los trabajadores, que en su gran mayoría laboran bajo el régimen de subcontratación, busca solicitar a la compañía el cumplimiento de las prestaciones sociales y el incremento y la estandarización de los salarios, ya que los trabajadores de planta de Rubiales ganan más que los subcontratados, pese a que realizan las misma tareas, explicó el dirigente.

Los trabajadores quieren que se tenga en cuenta la tabla de Ecopetrol para el pago de los empleados en diferentes campos del país.

Frente a esta situación, el presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo, Alejandro Martínez, señaló que el salario de los trabajadores de Rubiales está por encima del promedio nacional. Sin embargo los trabajadores sostienen que tienen que soportar altas temperaturas y su descanso no es bueno, ya que duermen en condiciones de hacinamiento. Frente a esta situación, la compañía canadiense venía trabajando en el desarrollo de un proyecto para la construcción de un hotel que albergara a todos los trabajadores, pero los problemas de los últimos meses paralizaron su estudio.

Por ahora lo único cierto es que el próximo lunes tres miembros de la USO, quienes laboran en Campo Rubiales, un trabajador contratado por tercerización y un transportador se reunirán con el ministro de Protección Social, Mauricio Santamaría, y otros miembros del Gobierno para buscar una salida a este problema.

En una comunicación, la compañía anunció que espera que en una semana esté normalizada totalmente la producción, así como alcanzar los niveles que tenía antes de la protesta.

Por su parte, el alcalde de Puerto Gaitán, Óscar Bolaños, señaló que confía en que la negociación entre las partes genere tranquilidad en la zona y se acabe la zozobra para el transporte, lo que afecta el normal desarrollo de las actividades de esta importante región del país.