Se mueve el sector hotelero en el país

Con la firma de un acuerdo con la cadena canadiense Four Seasons Hotels el grupo Gilinski operará los hoteles Casa Medina y Charleston de Bogotá. El acuerdo entre las partes alcanza los US$ 100 millones.

 El reacomodamiento hotelero en Colombia es cada vez más latente, ejemplo de ello es la última movida del grupo económico Gilinski, que entra al mercado de la mano de la multinacional canadiense Four Seasons Hotels. Así lo anunció el conglomerado a través de un comunicado de prensa en el que señala que en el segundo trimestre del año iniciará la operación de los hoteles Casa Medina y Charleston de Bogotá, los cuales se encuentran en remodelación.

“Esta sociedad con Four Seasons Hotels & Resorts para la operación de dos hoteles exclusivos e icónicos demuestra el progreso de Colombia y nos sentimos orgullosos de formar parte del mismo”, afirmó Gabriel Gilinski, líder del proyecto. “Hace diez años este proyecto habría sido inimaginable.

Por su parte, Allen Smith, Presidente y CEO de Four Seasons Hotels & Resorts indicó que “El aumento de los viajeros de lujo a Suramérica provenientes de todo el mundo, nos estimuló a buscar el momento y el aliado perfectos para ingresar al mercado colombiano”.

“Estamos fortaleciendo nuestra cobertura y nos entusiasma profundamente trabajar con el Grupo Gilinski en la transformación de estas dos históricas propiedades que ofrecerán excelentes experiencias de lujo en Bogotá”, explicó.
Así Colombia, después de Argentina, se convierte en el segundo mercado de habla hispana en Suramérica al que ingresa esta prestigiosa cadena hotelera.

Con la firma de un acuerdo entre las partes, valorado en US$100 millones, el sector hotelero se fortalece con la llegada de un nuevo jugador económico.
Ya en mayo del año pasado el grupo Santo Domingo había oficializado la compra de la cadena Decameron, de la cual fue accionista hace dos décadas. Con lo cual se sumaba al banquero Luis Carlos Sarmiento Angulo, propietario de la Cadena Estelar, quien por la misma fecha anunciaba su expansión con hoteles en las zonas petroleras, de Villavicencio y Yopal.

A este anuncio se suma la oficialización de la negociación que permitirá que la empresa española NH Hoteles se adquiera la cadena Hoteles Royal Colombia, por $177.000 millones. Pero está por aterrizar en nuestro país la también española Meliá, a través de la operación del Karmairi Hotel Spa, una propiedad boutique para adultos en Cartagena.

Según Mauricio Martínez, gerente del hotel Karmairi, “Cartagena será el epicentro de las grandes marcas y por eso llevaremos nuestro hotel boutique de 14 habitaciones a 168, para lo cual iniciaremos obras en lo que resta del mes”. En este proyecto la inversión prevista por el desarrollador es de $50.000 millones, recursos que se obtendrán mediante derechos fiduciarios.

Pero el interés en el sector hotelero no solo es de los banqueros y por su puesto de los hoteleros de tradición, sino de empresarios como Germán Efromovich, dueño de la aerolínea Avianca, quien le sigue apostando a la expansión de su marca Movich en varias ciudades del país.

También la compañía de construcción ConConcreto incursionó en el mercado hotelero gracias a la alianza estratégica con Germán Efromovich, en el desarrollo del hotel Buró 26, que fue inaugurado el año pasado y que trabaja en otro proyecto similar en Barranquilla con Buró 51.

De acuerdo con Cotelco, actualmente hay en construcción 22 hoteles, entre los que se encuentra el Hotel W de la cadena Starwood Hotels, propiedad en el cual tiene participación el Grupo Santo Domingo.

La compañía Starwood tiene en su portafolio la construcción de 30 hoteles en Colombia en los próximos años, entre los que se encuentran marcas como Four Points By Sheraton, W y Sheraton. Claro que no se descarta marcas como The Westin y nuevos Aloft.

Durante su presentación del hotel Aloft en Bogotá, Brian McGuinnes, vicepresidente senior de marcas selectas de Starwood, señaló que están interesados en llegar a ciudades como Villavicencio, Yopal y Neiva, donde hay gran potencial por el desarrollo petrolero.

De acuerdo con Cotelco, el país tiene 155 mil habitaciones, y se espera que estas crezcan en 30 mil unidades en los próximos años. Para Guillermo Rincón, desarrollador hotelero y quien trabaja en la construcción de la Arena de Bogotá, complejo de diversión que contará con un hotel en la calle 80, el país sigue estando en el radar de inversionistas internacionales, quienes tienen proyectado seguir apostándole al país, especialmente en este sector.

En Bogotá actualmente se construye el BD Bacatá, edificación que se convertirá en la más alta del país. Del mismo desarrollador, se adelanta la ejecución del BD Cartagena, en la zona norte de la ciudad, donde está concentrado el interés por inversionistas en diferentes sectores de la economía.

De acuerdo con Proexport, Cartagena sigue siendo el lugar con mayor interés de los inversionistas. Allí estarán el Ibis, Four Season, Holiday Inn, Wyndham Santa Catalina, Hyatt Regency, Estelar Bocagrande, Six Senses, Best Westem y Meliá. También hay proyectos en Barú.

El presidente de Cotelco, Gustavo Adolfo Toro, sostiene que Colombia sigue siendo un mercado interesante para inversionistas internacionales, aunque consideramos que las principales marcas internacionales ya hacen presencia en el país. “Lo que viene son las aperturas de los proyectos que iniciaron hace cerca de dos años y algunas ampliaciones”.

Como todo mercado la hotelería responde al dinamismo económico del país y al clima de negocios que se presente, por lo que consideramos que oferta y demanda se regularán en los próximos dos años gracias a la consolidación de los proyectos que entrarán en vigencia y una desaceleración del flujo de inversión para construcción en hotelería, recalcó el dirigente.

Toro sostuvo que están por llegar Hyatt, Six Senses y W Hotel. El sector hotelero se seguirá reacomodando, gracias al interés y al dinamismo económico que tiene el país.

[email protected]

Temas relacionados

 

últimas noticias