Sector energético será bien tratado en la reforma tributaria

El ministro de Minas y Energía anuncio que en la iniciativa fiscal se incluirán incentivos para acelerar los proyectos de exploración y producción de hidrocarburos. Eso evita que el país pierda la autosuficiencia.

La amenaza de perder la autosuficiencia petrolera se ha extendido al gas. / Bloomberg
La amenaza de perder la autosuficiencia petrolera se ha extendido al gas. / Bloomberg

Mientras el sector energético colombiano se reunía para discutir su futuro, el ministro de Minas y Energía, Germán Arce, habló de incentivos para que los empresarios aceleren la búsqueda de hidrocarburos en el mar Caribe. La amenaza de perder la autosuficiencia petrolera se ha extendido al gas. En un país que se está quedando sin hidrocarburos, hay que echarles una mano a los que lo buscan, piensan desde el Gobierno.

Por eso el ministro de Minas y Energía les dijo a esos empresarios que en la reforma tributaria estructural que será presentada por el Gobierno al Congreso en octubre se incluirán incentivos para “llenar ese bache” que nos puede convertir en un país importador de crudo y de gas. “Vamos a incluir en la reforma tributaria, que se presentará en octubre, instrumentos que van a permitir incentivar nuevas inversiones para adelantar flujos de capital que mejoren el government take en esta coyuntura en la que estamos”.

El ministro indicó que la idea es recuperar ese lugar en el espacio internacional, en el cual “estamos compitiendo por enormes recursos de capital”. Arce explicó que la finalidad es “incentivar las actividades de recuperación secundaria sobre las reservas ya identificadas y el otro es atracción de inversión que permita adelantar muchos de esos contratos firmados y que no desarrollan actividad porque no son económicamente viables al nivel de precios en que estamos”. Arce fue claro en afirmar que con estas decisiones tributarias “es posible que logremos reactivar nuevos proyectos de inversión, que es la única manera de garantizar la reincorporación de reservas”.

La Contraloría General organizó el foro y congregó a lo más representativo del sector. A ellos les dijo: hay que “replantear las estrategias y acciones gubernamentales que tienen por objeto garantizar un pleno abastecimiento de gas natural en épocas de crisis”. Ese planteamiento del contralor general, Edgardo Maya Villazón, sirvió para que unos y otros comenzaran a echar sus cartas sobre las causas que dejaron al país al borde de un intenso y costoso racionamiento con fuerte presencia del fenómeno de El Niño. El dimitente presidente de Naturgás, Eduardo Pizano, no estuvo muy convencido de la advertencia del contralor de que nos estamos quedando sin gas. “Hay gas”, sostiene el dirigente gremial. El problema es llevarlo a los centros de consumo, porque existen muchos obstáculos para sortear. El contralor no solo se quedó en la advertencia de una presunta escasez de gas. Pidió “la protección de los usuarios frente a los grupos de poder económico, llámense monopolios, oligopolios o empresas con posición dominante”.

El presidente de Ecopetrol, Juan Carlos Echeverry, acuñó otra de sus famosas frases que han hecho historia: hacia el futuro vamos a tener el Valle de la Muerte. La oferta va declinando y la demanda va aumentando después del año 2020. “Tenemos un bache ahí que la regasificadora lo puede llenar y nosotros estamos haciendo lo propio para llenarlo”. El próximo año, Ecopetrol va a perforar dos pozos en el mar Caribe donde la estatal petrolera va a ser operadora directa. “Sería un pozo costa afuera operado por Ecopetrol”. Si la compañía encuentra gas, sería una buena noticia para el país y con ello se podría “llenar el Valle de la Muerte 2020-2025”.

Los proyectos offshore del Caribe colombiano, por su naturaleza y alta complejidad técnica, enfrentan múltiples riesgos y exigen altas inversiones de capital durante las etapas de exploración y desarrollo, señala el informe de Ecopetrol. “Desde el punto de vista económico, se requiere un régimen fiscal (impuestos y regalías) totalmente eficiente, progresivo y estable, el cual brinde las condiciones óptimas requeridas para impulsar tales inversiones y viabilizar la ejecución de estos proyectos de alto riesgo”.

Ricardo Sierra, presidente del grupo Celsia, el mayor consumidor de gas natural en el país, señaló que “ya estamos en el Valle de la Muerte. Eso no es en el 2020 que nos va a llegar”. Advirtió que en los actuales momentos “hay una fragilidad del sistema complicada” por la volatilidad de los precios de la energía y por lo tanto no van a ser competitivos. Llamó la atención sobre los costos de los proyectos por la presencia de comunidades fantasmas. Sierra dijo que hacer proyectos en Colombia “está costando entre 30 % y 50 % más de lo que deberían costar”.