Las secuelas de la inflación

El Emisor indicó que la caída acumulada de los términos de intercambio del país será de naturaleza permanente y afectará negativamente el ingreso nacional.

La devaluación de más de 30% que ha sufrido el peso colombiano en el último año ha llevado al Índice de Precios al Consumidor (IPC) a escalar por encima de 4%, que es la banda de superior rango meta del Emisor.

Un fenómeno que ha provocado un debate dentro del mercado sobre si este encarecimiento de los precios es un efecto transitorio o de largo plazo. Porque dependiendo de la naturaleza del pico inflacionario actual el Banco de la República podría intervenir por medio de su tasa de interés.

Por esta razón tuvo especial relevancia la última reunión del Banco de la República, porque aparte de mantener su tasa de interés en 4,5% afirmó que “el comportamiento de los precios de los bienes que exporta e importa Colombia sugiere que parte de la caída acumulada de los términos de intercambio del país será de naturaleza permanente y afectará negativamente el ingreso nacional”.

Además indicó que “la economía colombiana se está ajustando a las nuevas condiciones externas. Las cifras disponibles sugieren una desaceleración del consumo y de la inversión en algunos sectores. Esto es coherente con la caída en el ingreso nacional y los menores incentivos a invertir en los sectores productores de recursos naturales”.

Para el departamento de investigaciones económicas de Alianza Valores, “los resultados recientes de los datos de crecimiento de los dos primeros meses del año en manufactura, de comercio, de licencias de construcción, confianza, precio del petróleo, dan suficientes luces para estimar que la economía colombiana podría crecer por debajo del 3% en el primer trimestre de 2015. Sin embargo la inflación comenzaría a bajar a lo largo del año, por lo cual esperamos una reducción de la tasa de intervención del Banco de la República a finales de 2015”.

Para Camilo Silva, director de Análisis Técnico de Valora Inversiones, “el Banco de la República mantendrá este nivel durante el año. Si bien hay una importante desaceleración el control del crecimiento económico no es la tarea del Emisor por lo que no tendría por qué cambiar su política monetaria con el fin de estimular el producto colombiano. Además se espera que la devaluación del peso comience a ceder lo que ayudaría a que la inflación se estabilice”.

Al análisis local es importante agregarle “el ingrediente del mercado externo que esta semana recibe la reunión de la Reserva Federal (FED) y donde vemos que el apetito de las últimas semanas se debe a que el mercado ya viene descontando un comunicado pasivo por parte de la FED. En caso de que se cumpla este escenario el dólar seguiría perdiendo fortaleza frente al resto de monedas y se mantendría la tendencia alcista que venimos presentando en el mercado de acciones local. Por lo menos hasta que inicie la temporada de resultados financieros del primer trimestre que vemos como un factor detonante de venta de títulos bursátiles”, indicó Alianza.

últimas noticias