Este sería el tipo de colombiano que más pagaría impuestos en 2017

El que más sentiría los tributos que se vienen sería el asalariado, con ingresos de cerca de $3’200.000, que compra en supermercados o en lugares en donde no eludan el IVA y que suele tomar algún tipo de licor y gaseosa.

El Gobierno presentará la próxima semana la reforma tributaria. / Archivo

Quedan pocos días para que el Gobierno presente su reforma tributaria, y aunque todavía no se conocen los detalles del documento, ya están cantadas por lo menos dos propuestas: subir el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y aumentar el recaudo de las personas naturales, es decir, los asalariados. Si juntamos estos cambios con el recién aprobado proyecto de ley que les sube impuesto a los licores, y la intención del Gobierno de gravar las bebidas azucaradas, se concluye que el ciudadano de a pie será el que más deberá pagar los impuestos que se vienen. (Vea Confirmado, subirán los impuestos a licores)

El IVA es el impuesto del que menos podrán escapar los colombianos. Ya sea comprando un carro o haciendo mercado en el supermercado, los ciudadanos sentirán el efecto del aumento de la tarifa de este gravamen al consumo. No se conoce cuánto aumentará, pero de acuerdo con las recomendaciones de la Comisión de Expertos Tributarias, la tarifa podría pasar de 16 a más del 18 %. La estrategia del Gobierno es clara, pese a la evasión del 40 % de este impuesto, de todas formas aporta más de $45 billones al año. (Lea: Asalariados, los "clavados" en la próxima reforma tributaria). 

El asalariado será también el blanco en la tributaria. Desde el comienzo el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, dejó claro que en este proyecto de ley las personas naturales serán a las que se les aumentarán los compromisos tributarios. Y dado a que en Colombia la informalidad laboral supera el 50 %, el trabajador asalariado será la verdadera fuente de recaudo del Gobierno. Asimismo, Rosario Córdoba, miembro de la Comisión de Expertos y presidenta del Consejo Privado de Competitividad, dice que la reforma debe bajar el umbral hasta que la mayoría de los ciudadanos deban declarar renta.

Bajo esta óptica el asalariado podría ver cambiar sus compromisos tributarios. En la actualidad, el 25 % de su salario está exento de impuestos, y si sus ingresos brutos mensuales superan los $3’299.250, debe declarar renta. Sin embargo, con la reforma estos parámetros podrían cambiar, ya sea reduciendo el margen libre de tributos o el umbral para que el grueso de los asalariados deba presentar su declaración de renta.

Para Iván Daniel Jaramillo, investigador laboral de la Universidad del Rosario, “el 70 % de los asalariados en Colombia ganan menos de $1’500.00, por lo que son ciudadanos que no tienen mucho margen para ahorrar y no se les debe subir los impuestos. Y aún si su declaración de renta está en ceros, un contador suele cobrar $100.000 por este proceso, lo cual es una parte significativa de sus ingresos mensuales, lo que en cierta forma es un impuesto que debe pagar”.

Por otro lado, el Gobierno está en proceso de gravar los licores y las bebidas azucaradas, son productos de alto consumo entre los colombianos. De hecho, pronto se sentirá este impacto, pues este martes fue aprobado en cuarto debate el proyecto de ley para subir los tributos a los licores, y el Ministerio de Salud está ya preparando motores para radicar la reforma sobre las gaseosas. El problema con este último es que el gremio de refrescos de México (Anprac) realizó un estudio del efecto que ha tenido este impuesto en su país y encontró que el consumo bajó sólo un año y que afectó en 60 % la población de menor ingresos.

Jairo Bautista, miembro de la Red de Justicia Tributaria, afirma que “por el incremento del IVA a más del 18 %, el aumento de personas que deben declarar renta, y los impuestos a productos de alto consumo, queda claro que la política tributaria del Gobierno le apunta a gravar a los ciudadanos y no a las grandes empresas, como debe ser”.

Todo esto permite identificar el perfil del colombiano que más pagará impuestos: asalariado con ingresos de cerca de $3’200.000, compra en supermercados o en lugares en donde no eludan el IVA y que suele tomar algún tipo de licor o gaseosa.