Sí hay crédito, pero con restricciones

La demanda de crédito se ha venido desacelerando en el segundo trimestre de este año, acompañada de un menor crecimiento de la economía nacional.

Por ahora, según una encuesta hecha por el Banco de la República, poco más de la mitad de los bancos, cooperativas y compañías de financiamiento comercial consideran endurecer el resto del año los requisitos para dar préstamos.

Según el sondeo hecho por el Emisor, una razón que ha conducido a la desaceleración del crédito es que “en el segundo trimestre de 2012 vienen adquiriendo importancia las medidas adoptadas por los entes reguladores. La nueva regulación exige un mayor nivel de provisionamiento para la cartera de consumo”. Otro motivo es el comportamiento de la tasa de interés de intervención.

El informe del banco central también asegura que “los intermediarios financieros consideran que existe un menor acceso al crédito para la mayoría de los sectores, en comparación con el primer trimestre del año”. Esto ha sido motivado por las dudas sobre la capacidad de pago de los deudores y por la actividad económica de los clientes.

Para los intermediarios, los sectores económicos que más generan confianza a la hora de hacer desembolsos actualmente son servicios, comercio, comunicaciones, importaciones e industria. Sin embargo, los más restringidos han sido el agro y los exportadores.

Santiago Perdomo, presidente del Banco Colpatria, comentó al respecto que no sólo se ha desacelerado la economía del país, sino también el optimismo de la gente. “Hay menos demanda y menos oferta de crédito porque en la media en que vemos dificultades y hogares endeudados, el sistema aumenta los puntos de corte para el otorgamiento de préstamos”.

Para Camilo Pérez, jefe de investigaciones económicas del Banco de Bogotá, pese a que el crédito se ha desacelerado desde el tercer trimestre de 2011, todavía el crecimiento de la cartera permanece en niveles de dos dígitos.

“Es probable que se endurezcan las condiciones para los préstamos. Desde febrero hasta ahora, el incremento en las tasas de interés se transmitió por completo a los créditos”, comentó Pérez, quien consideró que el Emisor puede terminar el año reduciendo los tipos de interés.

En opinión de Felipe Campos, director de investigaciones económicas de la firma Alianza Valores, las preocupaciones del Banco de la República se están redireccionando hacia el crecimiento económico y no tanto hacia la demanda de crédito. “No se podía correr el riesgo en materia de cartera”, concluyó.

 

últimas noticias