Sin carreteras es imposible darle viabilidad a los TLC: Colfecar

Colfecar considera que no solo es perentorio apuntarle a un transporte de clase mundial sino también a una infraestructura vial y logística internacional.

Para que la locomotora del transporte funcione y promueva el mayor comercio, así como flujos crecientes de inversión es urgente propender por un sector de clase mundial, óptimo y competitivo porque de lo contrario colapsará cualquier convenio mercantil.

Es la petición que harán los transportadores de carga por carretera al Gobierno en el XXXVII Congreso Nacional de Transporte a realizarse en Cartagena entre el 17 y el 19 de octubre próximos.

El presidente de la Federación Colombiana de Transportadores de Carga por Carretera (Colfecar), Jaime Sorzano Serrano, dijo que el gremio es y ha sido solidario con el Gobierno que privilegió los dos primeros años para poner la casa en orden y erradicar los viejos vicios que obstaculizaron el desarrollo del país en materia de infraestructura.

“Somos optimistas y estamos a la expectativa sobre lo que serán los indicadores de gestión y la ejecución de los recursos públicos comprometidos en el ambicioso paquete de la cuarta generación de concesiones a cargo de la Agencia Nacional de Infraestructura y del mismo INVIAS”, señaló Sorzano.

El dirigente gremial dijo que el transporte ha cargado con un lastre que solo se dejará de lado con la ejecución de obras públicas adaptadas para el comercio internacional y dentro de las especificaciones que demanda el libre comercio con su celeridad y dinamismo.

Colfecar considera que no solo es perentorio apuntarle a un transporte de clase mundial sino también a una infraestructura vial y logística internacional, con regulación y con concesionarios viales,  así como con generadores de carga y demás actores de la cadena de igual característica.

En opinión de Colfecar, el corredor vial Bucaramanga-Cúcuta es mucho más eficiente por el Alto del Escorial que por el corredor actual por presentar inestabilidad geológica. Agregó que en estos dos años se demostrará si el país fue lo suficientemente hábil e idóneo para hacer las carreteras que hoy no tiene. Dijo que los principales proyectos ya están diagnosticados y algunos licitados, otros están por salir a licitación.

Actualmente Colombia tiene problemas de interconexión vial entre sus principales centros de producción, sin contar que hay capitales prácticamente aisladas, como es el caso de Cúcuta que está bloqueada hacia el centro y hacia la costa norte.

Estamos hablando de 40 billones de pesos para las nuevas obras de infraestructura, y con el nuevo programa de Gobierno de proyecto adjudicado, proyecto ejecutado nos estamos curando en salud y nos estamos blindando. Aquí necesitamos planes rentables y remunerativos, matizados por la eficiencia para evitar la botadera de corriente y la demanditis a la que estamos acostumbrados”, sostuvo el presidente de Colfecar.

El presidente de Colfecar recordó que Colombia es un país que moviliza en promedio 180 millones de toneladas de carga por el modo carretero. “Es la hora de tomar el toro por los cuerno y por ello sugerimos estudiar con prioridad el puerto seco en Puerto triunfo, Puerto Salgar o La Dorada, del que tanto se ha hablado y que sería vital para el triángulo dorado conformado por Bogotá, Medellín y Cali así como para los puertos de la costa Caribe y de Buenaventura en el Pacífico, permitiendo el multimodalismo, mediante la convergencia de vías, ferrocarril y transporte fluvial”.

Un estudio revelado por el gremio transportador indica que los corredores de importación y exportación dejan mucho que desear. Explica que al internar la carga, las diferentes fases demandan un tiempo no inferior a 120 horas en un recorrido que va desde recibir la carga hasta su entrega, situación que deja mal lo concerniente a eficiencias por manejo de tiempos logísticos.

“Todo lo anterior se suma a que en un recorrido de 530 kilómetros entre Bogotá y Buenaventura, lo que se debe hacer en un tiempo de 18 horas, termina ejecutándose en 40 horas, es decir 20 horas más, lo cual equivale a un sobrecosto de 800.000 pesos por camión. Todos estos tiempos son desconsideradamente exagerados pues el solo recibo en patio de contenedores que debe tardar dos horas, pasa a 20 horas”.

Para superar problemas inmediatos es urgente crear “El Observatorio del Transporte”, conformado por los distintos actores de la cadena y con el acompañamiento del Ministerio y la Superintendencia del ramo. Con esa entidad habría mayor regulación y estandarización de las actividades de puertos y patios de contenedores y morigeraría las restricciones viales.

El presidente de Colfecar, Jaime Sorzano, celebró el devenir de la cuarta generación en concesiones porque no le entregará recursos del peaje a los concesionarios hasta tanto avancen en las obras. “Ya no será como hoy que se paga primero para tener vías después”, dijo.