Sobrecostos de $35.000 millones en adquisición de nueva sede del Fondo Nacional del Ahorro

La pasada administracion del FNA compró el inmueble por la suma de $70.713 millones, cuando su monto inicial determinado para la CGR era de $34.775 millones

Archivo El Espectador

La Contraloría General de la República determinó un hallazgo este martes, con presunta incidencia fiscal por la suma de $35.937 millones en el Fondo Nacional del Ahorro (FNA), originado por sobrecostos en la adquisición del inmueble ubicado en el centro de la capital.

A juicio de la Contraloría, en la pasada administración del exdirector Ricardo Arias Mora, “se incumplió el contrato originalmente pactado y se materializó una gestión antieconómica".

El daño se deriva de las debilidades que se dieron en la estructuración del proceso anterior al contrato, específicamente al no proveer un adecuado procedimiento para establecer un precio comparable.

Las irregularidades son de tal gravedad que el FNA compró el inmueble por la suma de $70.713 millones. Un monto exagerado si se tiene en cuenta el valor comercial inicial determinado para la CGR por el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (Igac) fue de $34.775 millones. Esto genera un daño al patrimonio del Estado por un aumento injustificado de $35.937 millones.

La Contraloría concluyó que existían inconsistencias en el proceso de determinación del valor comercial del inmueble, realizado por la firma contratada, (Valor S.A.), que según el ente regulador, la firma debilitó la objetividad que se requería para este fin e impuso un alto nivel de subjetividad.

Para la Contraloría fue claro que la falta de planeación y selección objetiva, ligada a las deficiencias en los estudios de conveniencia y específicamente en el de mercado, constituyen una vulneración al deber funcional de los servidores que participaron en la elaboración de los estudios previos y en el proceso de adquisición de la propiedad.

Por su parte, la Contraloría Delegada para Gestión Pública e Instituciones Financieras decidió interponer una denuncia ante la Procuraduría, que será la encargada de definir si hubo irregularidades de parte de la administración de Ricardo Arias Mora y si estas justifican una sanción o inhabilidad para ejercer cargos públicos.

Ricardo Arias Mora  fue congresista, apoyó en la reelección del presidente Juan Manuel Santo y nombrado en la dirección del FNA por cinco años. De ahí salió a aspirar a la Alcaldía de Bogotá por el movimiento Libres, que cuenta con un fuerte apoyo de iglesias cristianas. Incluso, la semana pasada, formó parte de un encuentro de dirigentes de esta congregaciones luego del triunfo del No en el plebiscito para refrendar los acuerdos de paz.

Temas relacionados

 

últimas noticias