Spotify y Apple impulsan industria discográfica de EE.UU.

Los ingresos del streaming en Estados Unidos crecieron 57 por ciento y llegaron a US$1.600 millones en el primer semestre de 2016.

Bloomberg

Tras casi dos décadas de declive imparable provocadas por la piratería y la caída de los precios, la industria musical está disfrutando una frágil recuperación gracias al crecimiento de servicios de streaming pagos como Spotify Ltd. y Apple Music.

El gasto minorista en música grabada creció 8,1 por ciento y ascendió a US$3.400 millones en el primer semestre de 2016, según la versión preliminar de un informe semestral de la Recording Industry Association of America obtenido por Bloomberg News. Eso significa que la industria estadounidense va camino a expandirse por segundo año consecutivo, la primera vez que esto ocurriría desde 1998-1999.

El crédito lo merece el streaming, servicios por internet que dan a los oyentes acceso sin comerciales a millones de canciones por un abono mensual, o gratuitamente si están dispuestos a escuchar anuncios. Los ingresos del streaming en Estados Unidos crecieron 57 por ciento y llegaron a US$1.600 millones en el primer semestre de 2016, con lo cual respondieron por casi la mitad de las ventas de la industria y así más que compensaron la menor adquisición de álbumes y sencillos. Los abonos llegaron a US$1.010 millones, según datos de la RIAA.

“Estamos comenzando a dejar de ver el streaming de música a pedido como cosa de universitarios hipsters y jóvenes”, dijo Larry Miller, un antiguo ejecutivo de la industria que ahora da clases sobre la industria musical en la Universidad de Nueva York. La RIAA no respondió a un pedido de comentarios.

Cautela

La industria se muestra reacia a cantar victoria. Las ventas anuales rondan los US$7.000 millones hace seis años, la mitad que el pico registrado en 1999, según datos de la RIAA. Mientras tanto, los sellos siguen negociando contratos nuevos con YouTube de Google Inc. y Spotify, dos de los proveedores de música gratuita más grandes del mundo.

Aunque las ventas del streaming a pedido con anuncios aumentaron 24 por ciento y ascendieron a US$195 millones en el primer semestre de 2016, según el informe de la RIAA, esos servicios no están haciendo lo suficiente para convencer a la gente de pagar por la música y no ganan suficiente dinero con sus usuarios gratuitos, afirman los sellos.

Mercado abarrotado

Pero Apple ya no es el único agente en el mercado de música digital. Spotify opera un servicio pago con abono de mayor tamaño y no da señales de desacelerar desde que Apple Music empezó a competir en ese mercado. La mayoría de los usuarios de Apple Music nunca pagaron por música y no son ex clientes de Spotify, según los ejecutivos de los sellos.

Por su parte, las adquisiciones de música, ya sea en descargas o CD, siguen cayendo abruptamente. Las ventas de música en formato físico se desplomaron 14 por ciento y las descargas disminuyeron por un porcentaje de dos dígitos.

La llegada de nuevos competidores complica el panorama, dependiendo de si atraen nuevos clientes o se los roban a otros. Amazon.com Inc., el minorista online más grande del mundo, invertirá en un servicio de música pago para ayudar a vender otros bienes en la página de comercio electrónico. La compañía presentará un servicio autónomo de música a fin de año, dijeron fuentes del sector en junio.

Temas relacionados