Subasta estratégica de tabletas

Por medio de ofertas electrónicas y un presupuesto de $91.000 millones, el Mintic busca entregar 2 millones de terminales en 2014.

El programa Vive Digital busca entregarles equipos a 8,5 millones de estudiantes de escuelas públicas al término de su gestión, en agosto de 2014. / Cortesía

La del viernes será una subasta a todas luces atípica. No habrá una sala en la que se reúnan los interesados, tampoco se conocerá el precio de cada oferente ni si su competidor lo ha sobrepasado. Pero la puja se mantendrá: será en el terreno digital, en una plataforma electrónica en la cual los 10 interesados en venderle tabletas al Estado para proveer a las escuelas del país tendrán que confiar plenamente en su estrategia de costos y en los volúmenes de entrega.

Porque los participantes realizarán todo el proceso desde sus propias oficinas. En ellas, y con constante asesoría, incluirán en la plataforma sus ofertas. Habrá una ronda única de ofertas de tres minutos, que se irá posponiendo por un tiempo similar con cada nueva propuesta. En la pantalla, los participantes sólo se enterarán del número de unidades que tienen que adicionar y su posición en el proceso que premiará a los tres oferentes que presenten el precio más bajo y el mayor número de tabletas.

“Es un proceso necesario para cumplir con las metas del programa Vive Digital, que busca generar oportunidades para los niños y jóvenes de las sedes más apartadas del país, e incluso las sedes educativas de los estratos 1, 2 y 3”, explica Marta Castellanos, directora del programa Computadores para Educar del Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC).

La seguridad del proceso está a cargo de Certicámara, firma que garantizó la subasta 4G, en la que el Gobierno adjudicó 190 megahertz de espectro para desplegar la tecnología LTE; para este caso ha invertido más de $1.000 millones para garantizar la confiabilidad de la plataforma.

Para este proceso puntual, con el cual el Gobierno busca cumplir la meta de 2 millones de terminales entregados a las escuelas del país, se asignarán alrededor de $91.000 millones, cifra con la cual la entidad espera adquirir cerca de 300.000 tabletas educativas. Es la subasta más ambiciosa en la historia de la entidad, a la que se presentaron 15 interesados.

Todos ellos tuvieron que someter sus equipos a pruebas de resistencia, de duración de batería, conectividad y seguridad. Porque, debido a su importancia, los equipos deben cumplir con estrictas condiciones técnicas: 16 GB de almacenamiento, pantalla de mínimo nueve pulgadas, cámara frontal y trasera de 3 megapixeles, conexión wifi y por bluetooth, batería de más de seis horas de duración, resistencia a caídas de 50 centímetros (con estuche protector) y, entre otras, seguro de bloqueo en caso de robo.

Sólo 10 firmas cumplieron con los requisitos, que representan equipos producidos por Huawei, Aprix, PC Smart y Heritage. “Esperamos una puja interesante para lograr el mayor número de unidades posible”, comenta Castellanos, quien agrega que, en un proceso similar en 2012, obtuvieron 52.000 tabletas con un ahorro del 60% del precio comercial.

Con ese esquema el Gobierno busca cerrar su gestión, habiendo beneficiado a 8,5 millones de estudiantes en el país.

  

[email protected]