Superindustria ratifica sanción a Kokoriko

Se evidenció que la información sobre la cantidad del producto ofrecido en “La Picada Mundialista” era engañosa, dice la entidad de control.

Superindustria ratifica sanción a Kokorico por publicidad engañosa.Archivo

En segunda instancia, la superitendncia de Industria y Comercio confirmó las multas impuestas por publicidad engañosa e información no veraz e insuficiente en la promoción conocida como “La Picada Mundialista”, a las empresas Avesco y Kokomonroper operadora de la franquicia Kokorico, propietarias de los restaurantes del mismo nombre por 277 millones de pesos.

Dice el informe de prensa de la entidad de control que la superintendencia de Industria y Comercio realizó visitas de inspección a restaurantes Kokorico así como a la página web www.kokoriko.com.co. En dichas averiguaciones preliminares, se pudo establecer que la firma estaba publicitando una promoción denominada “La Picada Mundialista”.

Según lo informado en las diferentes piezas publicitarias de la mencionada promoción, el ofrecimiento consistió en una picada para cuatro personas, por 39.900 pesos, que contenía, entre otros productos, ocho alas y cuatro mazorcas. La entrega de dos cervezas Colón Rubia gratis. La entrega de una boleta por cada compra de la Picada Mundialista, para participar en el sorteo de 20 televisores de 50 pulgadas.

Con ocasión del análisis de las pruebas recaudadas en dichas visitas administrativas, se inició de oficio una investigación administrativa contra Avesco y Kokomonroper, empresas propietarias de los restaurantes Kokorico, por la presunta infracción de algunos artículos del Estatuto del Consumidor por hechos relacionados con la presunta información no veraz y publicidad engañosa respecto de los incentivos de la promoción conocida como “La Picada Mundialista”, así como por posible información insuficiente sobre los términos y condiciones que aplicaban, destaca el informe de prensa.

Analizado el material probatorio, tanto en primera como en segunda instancia, la Superintendencia encontró que, aun cuando la promoción anunciaba que ofrecía una cantidad de ocho alas, lo cierto era que al consumidor se le entregaba cuatro divididas cada una en dos partes o piezas (sin especificar que se trataba de piezas o partes de ala), o dicho de otra forma, lo efectivamente servido eran ocho piezas de ala de pollo y no ocho completas, indica el comunicado.

La superintendencia determinó que la información sobre la cantidad del producto ofrecido en la promoción conocida como “La Picada Mundialista” no era veraz ni verificable y que, siendo así, la publicidad a través de la cual se promocionó “La Picada Mundialista” resultaba engañosa, precisa la entidad de control.