Supertransporte pone la lupa a cursos de enseñanza automovilística

¿Le ha pasado a usted o a algún familiar suyo que cuando busca un curso para aprender a conducir siente que, una vez matriculado, no le entregan el mismo servicio que le ofrecieron?

Las autoridades encontraron vehículos en malas condiciones técnicomecánicas. / Archivo
Que los vehículos no son los que le mostraron en las fotos, que los instructores no tienen paciencia para enseñar, que no cuentan con pistas para practicar o el material didáctico básico que le proporcionan para que aprenda, por ejemplo, dónde queda la batería del carro, cómo quitar una llanta si se pincha, lo podría encontrar gratis en una página de internet sin necesidad de pagar?
 
Pues eso fue lo que encontraron, precisamente, tras una serie de operativos, la Superintendencia de Puertos y Transporte y la Policía Nacional cuando adelantaron la revisión de 147 centros de enseñanza automovilística en Bogotá y seis departamentos del país, con hallazgos que superaron con creces las sospechas de las autoridades. Básicamente, se toparon con que había varios de ellos que funcionaban sin tener la autorización adecuada, que otros tantos prestaban el servicio sin tener en sus manos los seguros exigidos por la ley y que, además, para sumarle al coctel, muchos de los carros en los que enseñaban a manejar no habían ni siquiera pasado la revisión tecnicomecánica.
 
De acuerdo con la información detallada de los operativos, explicó la Supertransporte, en cifras la situación es la siguiente: “CEA cancelados que aún se encuentran en funcionamiento, 7%. Centros sin licencia de funcionamiento emitida por las secretarías de Educación, 5%. Sin buses, camiones o vehículos articulados para enseñanza, 33%. Falta de material didáctico para impartir las capacitaciones, 43%; de aulas adecuadas, 34%, y pistas de práctica, 46%. Vehículos en malas condiciones tecnicomecánicas, 18%; sin seguros obligatorios, 19%, y sin distintivos ni adaptaciones exigidas, 16%. Instructores no certificados, 72%; sin programas de instrucción o sin vínculo contractual con el centro, 73%”.
 
Además, con “pólizas de responsabilidad civil extracontractual vencidas, 15%. Inconsistencias entre las cifras de vehículos reportados en el Registro Único Nacional de Tránsito (RUNT) y los existentes en el CEA, 13%”. Javier Jaramillo Ramírez, superintendente de Puertos y Transporte, dejó claro que es “importante que las personas que acuden a los CEA reciban la capacitación que exige la ley. Por tal razón, las autoridades trabajamos en conjunto para brindarles a los ciudadanos un servicio público de transporte seguro y de calidad, incluida la formación de todos los conductores”.
 
A su turno, el coronel Juan Francisco Peláez Ramírez, director de la Policía de Tránsito y Transporte, recordó que “Bogotá y estos seis departamentos del norte del país —seleccionados para iniciar los operativos— tienen altos índices de accidentalidad vial”. Se abrieron entonces más de 100 procesos de investigación, con multas que pueden llegar a los $193 millones o el cierre del centro de formación.