Swiss Re, en busca de infraestructura

El grupo suizo pidió pista para operar nuevamente en Colombia.

Las concesiones de cuarta generación intervendrán 8.000 kilómetros de vías.
Las concesiones de cuarta generación intervendrán 8.000 kilómetros de vías.

El comienzo del proceso para las concesiones viales de cuarta generación se convirtió en un atractivo innegable para el sector asegurador colombiano, y para las compañías extranjeras que nuevamente abren oficinas en el país, interesadas en poder operar de manera técnica y financiera en este proyecto.

Estas iniciativas llamaron la atención del grupo suizo Swiss Re, destacado a nivel mundial por proveer reaseguros, seguros y otras formas de transferencias de riesgos basadas en los seguros. Francisco Majos, líder de la firma en Colombia, asegura que los cerca de US$24.000 millones estimados en inversión para el mejoramiento de infraestructura son tan sólo la punta del iceberg de las inversiones que vendrán en estas obras, teniendo en cuenta que las actuales concesiones están excluyendo momentáneamente la construcción de nuevos puertos marítimos, puertos aéreos e incluso proyectos que generen energía, por lo que la cifra llegaría a los US$60.000 millones.

“Hay mucha inversión en infraestructura por hacer, y si se ejecuta oportunamente será un gran negocio para el sector asegurador, motivo por el cual desde abril solicitamos a la Superintendencia Financiera de Colombia el permiso para reabrir nuestra oficina en el país, la cual habíamos cerrado en 2009 por temas de reacomodamiento financiero”, señaló Majos.

De acuerdo a lo expresado por la ministra de Transporte, Cecilia Álvarez-Correa, la cuarta generación de concesiones prevé intervenir 8.000 kilómetros de vías con una inversión estimada en más de $40 billones con las asociaciones público-privadas, que garantice que los recursos desembolsados por el Estado no se pierdan por incumplimiento de los contratistas, generando sobrecostos a las cuentas del país.

El ejecutivo de la aseguradora explicó que desde los primeros meses de 2013 ha sostenido una serie de reuniones con el Ministerio de Hacienda, la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI) y Fasecolda, para adelantar las conversaciones necesarias entre las partes y conocer qué tipo de apoyo financiero o técnico requieren para garantizar que las concesiones estén bien protegidas en materia de contratistas, construcción e ingeniería, etc.

“Nuestra preocupación es que estas inversiones público-privadas estén bien protegidas durante el desarrollo de las obras y lo sigan estando en el tiempo sin generar costos adicionales innecesarios”, señaló.

 

últimas noticias