Leve mejora: tasa de desempleo en Colombia se ubicó en 19,8 % en junio de 2020

Noticias destacadas de Economía

Es la misma cifra que se había registrado en abril. Menos colombianos perdieron sus empleos en el sexto mes del año.

La tasa de desempleo en Colombia se ubicó en 19,8 % en junio de 2020. La cifra de desempleo en mayo había sido de 21,4 %, mientras que en abril había sido de 19,8 % (igual a la reportada en junio). Vale la pena recordar que esta tasa muestra la relación entre las personas que están buscando trabajo y el total de la fuerza laboral en Colombia (personas económicamente activas).

En junio de 2020, 4,2 millones de colombianos perdieron su trabajo en comparación con el mismo mes de 2019. El total de la población ocupada en el país llegó a 18,3 millones de personas.

De otro lado, mientras que en junio de 2019 había 2,3 millones de personas desempleadas, en el mismo mes de 2020 la cifra se ubicó en 4,5 millones (un aumento de 92,3 %). La población inactiva (que incluye a quienes no están buscando trabajo) llegó a 16,9 millones de personas en el sexto mes de 2020. En el mismo lapso de 2019 el número había sido 14,3 millones.

Juan Daniel Oviedo, director del DANE, resaltó como positivo el hecho de que la reducción de la población ocupada en junio fue menor a la registrada en mayo, cuando se perdieron 4,9 millones puestos de trabajo en comparación con mayo de 2019.

La tasa de desempleo para los hombres se ubicó en 16,2 % frente a 24,9 % para las mujeres.

Oviedo resaltó el patrón que persiste e incluso se intensifica respecto a la mayor afectación en el mercado laboral para las mujeres, los jóvenes y las personas con menor nivel educativo. En cuanto a unidades de negocio, las más afectadas han sido las más pequeñas (con menos de 10 empleados).

El funcionario señaló también que las principales actividades que contribuyeron a la reducción de la población ocupada fueron las artísticas, de entretenimiento, recreación y otros. Es decir, reemplazó a la actividad de comercio y reparación de vehículos como la principal en la contracción de la población ocupada. Estas últimas se ubicaron en segundo lugar. A ambas se suman administración pública, salud, educación e industria manufacturera. Todas las anteriores, en su conjunto, explican casi dos terceras de la reducción de 4,2 millones de puestos de trabajo registrada en junio.

Según las estadísticas del DANE, más del 80 % de la población desempleada lleva entre 2 y 6 meses buscando trabajo. En cuanto a informalidad, hubo una reducción en las principales ciudades, de 46,1 % a 45,3 % al comparar junio de 2019 con junio de 2020. Esto no es de por sí algo positivo, sino que se explica a partir de que gran parte de la pérdida de empleos ha estado en el sector de personas que se emplean de forma particular, en donde hay altos niveles de informalidad.

En el período de referencia, las ciudades que registraron las mayores tasas de desempleo fueron Neiva, Ibagué y Popayán, con 40,6 %, 37,6 % y 33,7 %, respectivamente. De otro lado, las que menor tasa presentaron fueron Barranquilla, Quibdó y Cartagena, con 15,9 %, 18 % y 19,4 %.

Así las cosas, a partir de la presentación del DANE, podría decirse que lo peor del deterioro del mercado laboral hasta ahora se habría visto en mayo, pues en junio se observa una leve recuperación en varios indicadores.

Para Diego Guevara, profesor de la Escuela de Economía de la Universidad Nacional y colaborador de este diario, “evidentemente, la tasa de desempleo sigue orbitando alrededor del 20 %. Si uno mira respecto al mes anterior podría pensar que hay un leve descenso. En junio se flexibilizaron medidas de algunos sectores. Ahora, cuando tengamos el dato de julio, con los nuevos confinamientos en lugares como Bogotá, seguramente el dato volverá a ser alto. Esta es, digamos, una alegría transitoria y que en términos estructurales no muestra nada”.

Según Iván Daniel Jaramillo, investigador del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, “la cifra del 19,8 % refleja la tendencia al incremento del desempleo dadas la ralentización del crecimiento económico en el contexto de la pandemia y las dificultades para la reactivación económica en el marco de las políticas sanitarias de control del COVID-19. De acuerdo con las proyecciones de la CEPAL y la OIT, el promedio regional de desempleo para América Latina y el Caribe llegará al 13,5 % (44 millones de desempleados más), lo que permite avizorar las proyecciones pesimistas, dada la imposibilidad de encontrar el punto de equilibrio entre las medidas sanitarias y de reactivación económica”.

Por su parte, Jaime Alberto Cabal presidente de Fenalco, indicó que: “Las cifras entregadas por el Dane dejan un sabor muy preocupante. En medio de una apertura gradual de sectores productivos, la tasa de desempleo se manifiesta en 19,8 %, tan solo 1,6 menos que en mayo cuando estábamos todos cerrados. El incremento en las ciudades demuestra que desafortunadamente las medidas restrictivas de alcaldes y gobernadores no han contribuido con el despegue de la actividad productiva. Se necesita reconducir el proceso de reactivación y que el Gobierno retome gran parte de la gradualidad que le ha entregado a los alcaldes y gobernadores”. El dirigente gremial, además, hizo un llamado a generar “articulación” entre las medidas tomadas por el Gobierno nacional y los gobiernos locales.

Comparte en redes: