Té colombiano busca duplicar exportaciones en tres años

Agrícola Himalaya inauguró una planta para producir té de origen y apuntar a mercados como el europeo y norteamericano.

Andrés Velasco, gerente de Agrícola Himalaya. / Cortesía

La única planta procesadora de té de origen del país cumplió su primera semana de inaugurada. Desde allí, la compañía Agrícola Himalaya, dueña de la marca colombiana Té Hindú, espera duplicar sus exportaciones actuales, hasta los US$5 millones en tres años. La idea es seguir vendiendo en el exterior el portafolio tradicional de té e infusiones Hindú e incursionar con el Bitaco Unique Colombian Tea, en mercados como el europeo, canadiense y estadounidense.

La fábrica, según Himalaya, es la más moderna de América y requirió cerca de US$2,5 millones de inversión. Está ubicada en el corregimiento de Bitaco, municipio de La Cumbre, en el Valle del Cauca, en donde también están los únicos cultivos de té en el país. De acuerdo con Andrés Velasco, gerente de Himalaya, el negocio vertical genera unos 250 empleos, la mitad de ellos, directamente en el campo.

Según él, el nuevo té de origen se caracteriza por ser orgánico, cosechado a mano y comercializado en hoja suelta –para preparar en tetera- y no en bolsita, como se acostumbra en el mercado colombiano. Por eso, el foco de Himalaya con el nuevo producto está en las ventas externas, hacia países que son grandes consumidores de la bebida. La compañía espera exportar entre el 85 y 90% del Bitaco Unique Colombian Tea. Sin embargo, dijo Velasco, “el año entrante lo lanzaremos en los supermercados para Colombia”.

En el mercado local, Himalaya, con cerca de 50 años de trayectoria, detenta el 45% del mercado de té en infusión y en polvo, es decir, sin contar las bebidas embotelladas o listas para el consumo, al estilo de Mr. Tea o Lipton en botella. Con su portafolio actual exporta a Estados Unidos, Guatemala, Panamá, México, Ecuador, Bolivia y Paraguay.

En la región latinoamericana, hasta ahora el fuerte del sector ha sido Argentina, el noveno productor de té del mundo. “Pero la diferencia es que nuestras plantaciones son de altura, a más de 2.000 metros sobre el nivel del mar, lo que hace que la calidad sea excelente y comparable con las calidades de los mejores tés del mundo”, aseguró el gerente Velasco.

Según ha podido estudiar Agrícola Himalaya, el consumo de té en el país se da como un complemento al del café, es decir, se beben en diferentes momentos del día. Si bien el consumo de té no es siquiera la cuarta parte del de café (que es de 2 kilos per cápita al año), viene creciendo cerca de 10% anualmente. A nivel mundial, Turquía e Irlanda son líderes, con 3,5 kilos y 2,5 kilos de té per cápita, respectivamente.

“Con esta extensa experiencia de siembra de té, será posible proyectar el incremento de la siembra en otras regiones del país, como se ha trabajado con productos exóticos que no se tenían contemplados en la historia de la agricultura nacional como la uva sin semilla o la uchuva”, expresó el Ministerio de Agricultra luego del lanzamiento del té de origen.

Así las cosas, el aún pequeño mercado de té en Colombia parece estar tomando rumbos similares a los que han escogido productores nacionales de cacao y café: enfocarse en mercados especializados, interesados en productos de valor agregado. Eso, en últimas, podría permitir maximizar los ingresos de las empresas y para los trabajadores del campo.

Temas relacionados
últimas noticias

La UE impondrá multa récord a Google

Avianca estrena aerolínea regional