La tercera crisis de Ecopetrol

En 2013 la petrolera ha sufrido en la bolsa por sus bajos resultados, los planes de la Fed y las declaraciones de su propio presidente.

Fueron 105 caracteres las que desataron la última tormenta financiera en Ecopetrol. Trece palabras, traducidas en una declaración oficial, que ocasionaron una caída de $205 en el precio de su acción en tan solo dos días y, ante todo, la desconfianza, especialmente de los inversionistas extranjeros.

La crisis se generó el viernes pasado en Nueva York, en un evento internacional de la estatal petrolera colombiana, en el cual Javier Genaro Gutiérrez, su presidente, explicaba el curso que tomaría la compañía si llegara a presentarse una contingencia: “Finalmente, de necesitar recursos adicionales, tal vez consideraríamos la posibilidad de emitir acciones”.

La declaración fue publicada por la agencia Bloomberg para todo el mundo y fue acompañada de un análisis sobre la caída del título en el año (entonces de 22%) y los problemas de la empresa para juntar los US$75.000 millones que necesita a 2020 para concretar nuevas exploraciones y aumentar su producción.

Y con ella, el pánico se apoderó de los inversionistas, quienes, en un afán de venta de sus posiciones, llevaron el precio del título de $4.235 a $4.030 en las jornadas de viernes y martes. Ante la crisis, Ecopetrol publicó un breve comunicado de seis líneas en la sección de Información Relevante de la Superfinanciera, asegurando: “el plan de inversiones y presupuesto 2014 se encuentra actualmente en elaboración. Por lo anterior, ni éste ni su correspondiente financiación han sido definidos hasta el momento”.

La comunicación le bajó presión al mercado y la acción logró recuperarse, hacia el final de la jornada, en 2,85% para una cotización de $4.145. Claro que, al mirarlo en perspectiva, el perjuicio bursátil ha sido mayor, porque Ecopetrol ha sufrido tres grandes crisis en lo corrido de 2013.

La primera se produjo hacia febrero, cuando los resultados anuales de 2012 no cumplieron las expectativas del mercado y, en efecto, cayeron frente a los del año anterior; la segunda se presentó en mayo, cuando la especulación sobre el final del estímulo monetario de la Fed originó un escape masivo hacia el mercado estadounidense. Con esta última, el título de la petrolera ha sufrido una corrección anual de 23%.

Pero esto no quiere decir que la compañía haya perdido el brillo. “Por ser un referente del mercado local, la acción de Ecopetrol está sujeta a los movimientos externos; de hecho, entre 2007 y 2012 cerró siempre con crecimientos positivos. Lo que vemos hoy es una toma de utilidades de los accionistas internacionales buscando regresar a mercados más dinámicos, como EE. UU.”, explica Diana Mosquera, analista de Global Securities.

Pero esta última experiencia también deja una gran enseñanza a nivel corporativo. “Los ejecutivos tienen que aprender que los mensajes al mercado, especialmente cuando se está fuera, cuestan muchísimo. Por eso deben actuar con prudencia”, explica José Manuel Restrepo, rector del Cesa.

[email protected]

Temas relacionados