Tigo le gana puja a Claro por cargos asimétricos

La multinacional mexicana tendrá que ajustar el valor que cobra a Tigo por los cargos asimétricos de interconexión, es decir, la tarifa que se pagan entre operadores por usar la red del otro.

Archivo El Espectador

Tal como lo hizo en abril pasado a favor de Colombia Telecomunicaciones (Telefónica), la Superintendencia de Industria y Comercio acogió este martes la petición de medidas cautelares instaurada por Tigo contra Comcel S.A. (Claro) por un caso de aparente competencia desleal.

La medida obedece al incumplimiento de Claro respecto a la regulación expedida por la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC), sobre cargos asimétricos por acceso, uso e interconexión de redes; es decir, la tarifa que se pagan entre operadores por usar la red del otro.

La orden judicial proferida por la Superindustria implica que Comcel (Claro) deberá ceñirse a los valores establecidos por la Comisión a la hora de cobrar a Tigo los cargos asimétricos.

“La Superindustria consideró, en su decisión judicial, que Comcel (Claro), le estaría compitiendo de forma desleal a Tigo, al violar normas regulatorias de cuya transgresión obtiene una ventaja competitiva significativa en el mercado, ameritando ello la protección judicial decretada a favor de Tigo”, explicó la entidad a través de un comunicado de prensa.

La determinación de la Superintendencia supone además que Claro deberá ajustar el valor que cobra a Tigo, es decir, la suma de $19,01 para el esquema de cargos por minuto o uso.

Los cobros asimétricos se establecieron ante la posición de ventaja en el mercado que tiene Claro, por lo que debe cobrar a Movistar, Tigo y otros operadores una tarifa menor a la que estos le cobran a Claro por usar sus redes en la conexión de los usuarios de telefonía móvil.

Al conocer la decisión, Comcel sostuvo que ‘cumple con la regulación’ y se declaró a la espera de un concepto de fondo por parte de la Comisión de Regulación de Telecomunicaciones sobre la postergación o no de los cargos asimétricos a Tigo y Movistar.

“Las medidas cautelares tomadas por la Superintendencia, al igual que las dictadas por el mismo conflicto en el caso de Movistar, son determinaciones provisionales, no implican una solución definitiva de la controversia”, señala un comunicado de prensa de la multinacional mexicana.