¿TLC con Europa favorecería a lavadores?

Un grupo de parlamentarios comunitarios advierte del alto riesgo de que aumente el lavado de dinero con la puesta en marcha del tratado.

Según la ONU, carteles suramericanos producen US$7.100 millones al año con la venta de narcóticos a Europa. / rf123
Según la ONU, carteles suramericanos producen US$7.100 millones al año con la venta de narcóticos a Europa. / rf123

Una gran alarma prendieron ayer Izquierda Unitaria Europea e Izquierda Verde Nórdica, el grupo político del Parlamento Europeo que publicó un informe de 22 páginas según el cual los flujos de lavado de activos y de fondos provenientes del narcotráfico entre América y el Viejo Continente se incrementarán tan pronto entre en vigor el tratado de libre comercio entre la Unión Europea, Perú y Colombia.

El documento sostiene que algunos de los artículos convenidos entre las partes dejarán indefensas a las autoridades comunitarias a la hora de controlar estos fondos, pues el objetivo general es garantizar el libre movimiento de capitales. Un ejemplo sería el artículo 168, que elimina los controles al cambio de moneda de “cualquier pago y transferencias”, beneficiando de paso las remesas, pago de facturas comerciales, abono de dividendos y la cancelación de regalías por patentes y derechos de autor.

Según estimativos de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc, en inglés), el flujo de dinero por lavado de activos y narcotráfico en Europa (que tiene como destino final a España y Holanda) asciende a US$9.500 millones anuales, de los cuales alrededor del 75% es producido por bandas en Suramérica.

Otro artículo polémico es el 155, el cual sólo conmina a las partes a adoptar “mejores prácticas” para combatir el lavado de dinero. Para el grupo parlamentario, esto va en contravía del tratado firmado por el Grupo de los 27 con Centroamérica, en el cual se prohíben explícitamente conductas como la financiación del terrorismo y se establecen mecanismos de lucha contra la corrupción y el crimen organizado.

El informe también alerta sobre el aumento en la evasión de impuestos. Su hipótesis es que, a menor control, más fondos de multinacionales europeas terminarán escondidos en cuentas de paraísos fiscales en el Caribe. Estudios de ONG comunitarias estiman que 5.500 billones de euros se giran año a año con destino a las Antillas a través de empresas con sede en Holanda, pagando bajos impuestos de transferencia.