Tolima busca ser el primer productor de telas orgánicas

El objetivo es desarrollar algodón de ese tipo para elevar las exportaciones del departamento.

Ya hay 11 empresas dispuestas a capacitarse en la producción ecológica de insumos para la ropa a base de algodón. / 123rf

La firma del tratado de libre comercio (TLC) entre Estados Unidos y Colombia es para muchos opositores, como el senador Jorge Robledo, la condena de la industria y de la producción agropecuaria del país, pues, argumenta, las diferencias en competitividad impedirán el comercio bilateral equilibrado. Sin embargo, algunos lo toman como una oportunidad en vez de considerarlo una tragedia, como el Clúster Textil Confección del Tolima (CTCT), que aprovechando que este mecanismo brinda facilidades para importar insumos ecológicos a precios bajos, se encuentra preparando a la región para producir telas con algodón orgánico y de esa manera reactivar su esquema de negocio.

La iniciativa se llama Tolima Texgreen (TTG) y tiene como ambiciosa meta hacer de Colombia el primer país de Latinoamérica productor de prendas de algodón orgánico y certificadas de talla mundial. Julio César Mendoza, director del CTCT, cuenta que “el punto de partida del proyecto consiste en el diagnóstico e inventario tecnológico de la cadena de producción, desde la hiladora hasta la obtención final del producto. Posteriormente vendrá el rediseño del proceso industrial, bajo protocolos de producción limpia”.

A la par, “se busca desarrollar productos innovadores para poder competir, y de esta manera convertir a la región en un centro de exportación de productos diferenciados”, relata Teresa Santofimio, directora ejecutiva de TTG, cuando habla de la importancia de la iniciativa. Una estrategia necesaria para la industria si se tiene en cuenta que, según el Departamento Nacional de Estadística (DANE), las exportaciones de prendas de vestir cayeron 21% en mayo de este año frente al mismo período de 2013.

Jorge Guapacha, Ph.D. en ingeniería química e investigador a cargo de TTG, afirma lo siguiente: “Las grandes limitaciones que presenta confeccionar telas ecológicas radican en la integralidad del proceso de producción. Colombia no cuenta con cultivos de algodón orgánico, lo cual es una gran desventaja porque nos obliga a importar el insumo”. Esto implica que el sector agropecuario también puede beneficiarse con lo que está pasando en el Tolima, sobre todo la industria algodonera, para la cual puede representar una oportunidad alternativa de negocio, puesto que en vez de competir por cantidades, algo desventajoso por los costos de la tecnificación, puede optar por la calidad como criterio a la hora de vender su producto.

Por ahora, la propuesta se encuentra en su etapa inicial de estudio, pero ya cuenta con 11 empresas que están dispuestas a capacitarse en la producción ecológica. Para lograrlo, el primer paso es la certificación Global Organic Textil Standard (GOTS), la norma líder en el procesamiento de textiles hechos con fibra orgánica, la cual establece requisitos claros para el cuidado del medio ambiente a lo largo de la cadena de provisión de textiles orgánicos.

 

 

 

@camilovega0092