"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 10 horas

Tras el mayor acuerdo comercial de la historia

De concretarse un tratado de libre comercio entre la Unión Europea y Estados Unidos, las exportaciones entre ambos lados del Atlántico aumentarían en 220.000 millones de euros anuales.

El primer ministro británico, David Cameron y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama. / AFP
El primer ministro británico, David Cameron y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama. / AFP

En medio de la reunión de los líderes del G8 en Irlanda del Norte –que tiene como objetivo central la discusión del rumbo económico mundial y el conflicto que atraviesa Siria-, el lunes se puso la primera piedra para comenzar las negociaciones del acuerdo que daría vida a la mayor zona de libre comercio del mundo: Estados Unidos y la Unión Europea (UE).

El primer ministro británico, David Cameron, aseguró que se trata del mayor acuerdo bilateral de la historia, mientras que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, confirmó que el primer ciclo de negociaciones (que en total durarían entre 18 meses y dos años) podría comenzar el próximo mes en Washington.

José Manuel Durao Barroso, jefe de la Comisión Europea (CE), dijo que la asociación le va a dar un giro a la situación económica en ambos lados del Atlántico. Si Europa vuelve a caer en recesión y Estados Unidos continúa creciendo a tasas más lentas, Durao cree que un gran mercado común transatlántico será el salvavidas para los países.

El año pasado, por ejemplo, la UE le vendió productos a Estados Unidos por un valor aproximado de 291.000 millones de euros. A su vez, las exportaciones de EE.UU hacia el Viejo Continente ascendieron el año pasado a 205.000 millones de euros. Según un estudio del Centre for Economic Policy Research de Londres, la puesta en marcha de un acuerdo generaría que la UE aumente en 119.000 millones sus ventas externas al otro lado del Atlántico y que EE.UU. las incremente en 95.000 millones de euros. De concretarse el tratado comercial, el primer sector en beneficiarse sería la industria automovilística europea.

Según el primer ministro británico, el acuerdo transatlántico generaría 2 millones de empleos adicionales y por supuesto, precios más bajos en las tiendas europeas. “Estas negociaciones no siempre serán fáciles pero valdrán la pena”, agregó el presidente Obama quien dijo que gran parte de los diálogos girarán en torno a una armonización reglamentaria y no sólo a una reducción en los aranceles.

EE.UU. podría exigir la protección del transporte marítimo y de sus servicios financieros. Entretanto, la Unión Europea se prepara para un debate acerca de las consecuencias que el tratado traería en sectores neurálgicos como la agricultura –por ejemplo, las normas sanitarias sobre el tema de carne vacuna con hormonas y organismos genéticamente modificados, comunes en EE.UU.-.


España, uno de los beneficiados

Según un estudio dado a conocer por la fundación alemana Bertelsmann, España sería uno de los principales beneficiados con el tratado ya que en materia de generación de empleo se podrían crear entre 36 mil y 143 mil nuevos puestos dependiendo de si se eliminan las barreras no arancelarias, como normas de calidad, estándares internacionales y especificaciones técnicas propias. Estados Unidos, el Reino Unido y Alemania darían lugar a 1,8 millones de nuevos empleos.