Tras un “Caño Limón” de cobre

En el sector han comenzado a hablar de un depósito de 500 millones de toneladas del mineral que pondría a Colombia en el mapa de la gran minería.

Colombia podría entrar al mapa de la gran minería. / Bloomberg

En septiembre de 1983 se registró una de las mejores noticias en materia petrolera para el país: el descubrimiento de Caño Limón, yacimiento con reservas estimadas de 1,2 billones de barriles, hallazgo que le permitió al país convertirse en exportador de petróleo. Ahora en exploración minera se habla de un primer depósito de 500 millones de toneladas de cobre, que pondría a Colombia en el mapa de la gran minería en el mundo.

“Lo primero que se necesita es explorar y ratificar lo que venimos trabajando en Córdoba. Vamos avanzando y tenemos la confianza de obtener un depósito de clase mundial”, explica Claudia Marcela Herrera, presidenta de Minerales Córdoba, la sociedad encargada de darles la buena noticia a los colombianos. Actualmente se importa cerca del 70 % del cobre que requiere la industria doméstica y la producción nacional apenas alcanza las 50.000 toneladas según cifras de la Asociación Colombiana de Minería (ACM) y el DANE.

Los geólogos de las compañías mineras están apostando por el llamado Cinturón de Cobre del Pacífico, que se inicia en Panamá y concluye en Chile, tocando a Colombia. En el istmo se acaba de descubrir un proyecto que se llama Petaquilla o Cobre Panamá, que explora una firma australiana. “Lo que están suponiendo los geólogos es que ese cinturón de cobre es una realidad y que existiría en Colombia”, comenta Santiago Ángel Urdinola, presidente de la Asociación Colombiana de Minería. “Eso será el futuro, pero será a partir de ocho o diez años”, dijo. Las minas de cobre se localizan en Antioquia (AngloCold Ashanti), Chocó (El Roble, Minera Cobre, Volador-Rugby Mining) y Córdoba (Minerales Córdoba).

El proyecto que opera Minerales Córdoba se encuentra en el municipio cordobés de Puerto Libertador, cerca de Montelíbano, donde queda la mina de Cerromatoso. “Son cerca de 20.000 hectáreas concesionadas en las que estamos explorando. El área más avanzada es de 1.000 hectáreas para llevar a prefactibilidad en 2017, que sería la primera iniciativa de producción”, afirma la presidenta de la sociedad. “Realmente no es solo trabajar estas 1.000 hectáreas, sino lograr un depósito de clase mundial”, agrega.

En las cuentas de la Asociación Minera comienza a aparecer el cobre como un mineral que genera una alta expectativa para apalancar el desarrollo regional y aportar divisas a la economía colombiana. “Es una apuesta a futuro de un mineral nuevo del cual Colombia no tiene mucha experiencia”, dice Urdinola.

El presidente de la Minera Cobre, Hamir González, que explora una mina de cobre en el municipio antioqueño de Frontino, considera que las expectativas de alcanzar una alta producción del mineral son altas. “El potencial que nosotros vemos es que Colombia puede ser una potencia de cobre a nivel mundial, porque se conoce como el último cinturón de cobre inexplorado en el mundo. Nosotros estamos en el trayecto de ese cinturón”, cuenta, y añade que es una nueva oportunidad que tendría el país en los retos que enfrenta para el posconflicto y de “llevar desarrollo y oportunidades a las zonas más remotas”. La empresa Minera Cobre tiene exploraciones en Antioquia y Chocó, pero todos en la fase de exploración. El de Frontino se encuentra en la fase próxima para la exploración. En esta zona las inversiones superan los US$15 millones y en las restantes unos US$30 millones. El potencial de cobre que tiene el país y la zona es muy importante, reitera Hamir González.

Un informe preparado por CRU Strategies para la Upme destaca que “Colombia tiene solo una mina de cobre en producción, El Roble, en El Carmen de Atrato, cerca de Medellín, operado por la minera Atico Mining. Se puso en marcha en 1990 y hasta el momento ha producido unas 130.000 toneladas de cobre en total”.

Recuerda el estudio que “en abril de este año el gobierno de Colombia y Codelco, la cuprífera estatal de Chile, firmaron una alianza de exploraciones. El acuerdo le proporciona a Codelco acceso a información geológica básica y podrá iniciar la prospección de áreas que serían de su interés. Se espera que la presencia de Codelco en el país impulse la explotación minera”.

“Nosotros llevamos invertidos cerca de US$25 millones en esta primera etapa de exploración y se estiman inversiones por el orden de los US$40 millones”, destaca Claudia Marcela Herrera.

El proyecto de la empresa Minerales Córdoba va en distintas etapas. “No todas las zonas se han podido explorar igual, ni al mismo tiempo. Hay condiciones sociales y de seguridad que hacen que en unas áreas sea más fácil que en otras”, dice Herrera, y aclara que la primera zona del proyecto se quiere llevar a la etapa de prefactibilidad, “la idea es que pudiéramos estar trabajando estudios de impacto ambiental y planes de trabajo para el año 2018”.