Trazando la senda fiscal

El Marco Fiscal de Mediano Plazo, radicado ayer en el Congreso, plantea la ruta para reducir el déficit del sector público, inyectar recursos a proyectos APP y bajar la deuda a 5,9% del PIB.

Mauricio Cárdenas Santamaría, ministro de Hacienda y Crédito Público.  / Andrés Torres
Mauricio Cárdenas Santamaría, ministro de Hacienda y Crédito Público. / Andrés Torres

Con el objetivo de guiar al país por una senda de mayor estabilidad fiscal y de reducción de deuda del sector público no financiero, el ministro de Hacienda y Crédito Público, Mauricio Cárdenas Santamaría, radicó ayer en el Congreso de la República el documento que contiene la hoja de ruta que propone el Gobierno para la próxima década.

El manejo del déficit del sector público no financiero, del superávit primario y de la deuda como porcentaje del Producto Interno bruto (PIB), serán los pilares de este documento, que comenzará a ser estudiado en el Legislativo. Además, el Conpes del Marco Fiscal de Mediano Plazo propone la ruta para que el Estado comience a inyectar recursos en los proyectos de infraestructura y desarrollo enmarcados dentro de la Ley de Asociación Público Privada (APP). Todo esto en conjunto, de acuerdo con Cárdenas, no sólo contribuirá a conservar la sostenibilidad fiscal del país, sino a mejorar la calificación crediticia.

La primera parte del documento aprobado por el presidente Juan Manuel Santos propone una ruta para el sector público no financiero que consiste en la aprobación de un déficit de 1% del PIB para 2013 y también para 2014.

Para el año 2015, el Gobierno aprobó en 0,8% del PIB la meta del déficit (aproximadamente $6 billones en pesos de 2013). Entretanto, para 2016 se espera haber logrado un superávit equivalente al 0,1% del Producto Interno Bruto.

Esto, en materia de deuda del sector público no financiero, significa que para 2013 las acreencias equivaldrán al 24,7% del PIB y para el año entrante al 23,5%. “En 2015 la deuda será de 22,4% y en 2016, del 20,5%. Toda la senda termina en 2024 con una deuda de apenas 5,9% del PIB, lo cual es muy bajo”.

Adicional a estas metas fiscales, el Marco incluye un espacio presupuestal para que la Nación haga aportes a las APP para los próximos 30 años. El objetivo es llegar a establecer una constante de recursos anual del 0,4% del PIB; esto significa, según los cálculos del Gobierno, cerca de $3 billones. “Esto comenzará a un ritmo menor. En 2015 habrá una apropiación de 0,05% del PIB. En 2016, 2017 y 2018, de 0,35% del PIB. Desde 2019 en adelante será de 0,4% del PIB”, explicó Cárdenas.

Juan Mario Laserna, senador de la República, aseguró que los cálculos del ministro Cárdenas en materia fiscal que se plantean en el documento son consecuentes con la realidad fiscal del país y reiteró que es benéfico para las finanzas tener actualmente un nivel de deuda que se encuentre por debajo del 30% del PIB. Sin embargo, dijo que el hecho de que se concrete un proceso de paz cambiaría las cosas dentro de las cuentas del Gobierno.

Recientemente la calificadora de riesgo Fitch Ratings aseguró que la calidad crediticia del país está en una trayectoria positiva, lo cual se suma a un desempeño macroeconómico sólido y a un fortalecimiento de los balances fiscales y externos.

Un informe de la calificadora destacó que el déficit del gobierno central, bajo lo establecido en la ley de Regla Fiscal, disminuyó del 2,8% del PIB al 2,3%. Sin embargo, Fitch advirtió que debido a la reducción en los pronósticos de crecimiento para 2013 se estima que el déficit al cierre de este año pueda mantenerse estable o incluso tener un ligero incremento.