Por la tributaria, sindicatos piden incremento superior al 12% del salario mínimo 2017

Por la inflación de este año y por los mayores impuestos, como el IVA, centrales obreras dicen que es momento de compensar a los trabajadores.

 El salario mínimo actual es de $689.454. / Bloomberg.
El salario mínimo actual es de $689.454. / Bloomberg.

Queda cerca de un mes para que comiencen las discusiones entre el Gobierno, gremios empresariales y los sindicatos, que determinarán el incremento del salario mínimo para 2017. Esta negociación siempre ha sido compleja; desde 1996, sólo una vez se ha llegado a un incremento de este sueldo de manera concertada. El resto de oportunidades, el Ministerio del Trabajo ha tenido que fijar el alza por decreto. Sin embargo, este año hay una dificultad adicional: la reforma tributaria, un proyecto de ley que trae consigo una mayor carga impositiva en los asalariados.

En efecto, los colombianos de a pie, en especial los trabajadores formales, se verán afectados por lo que propone la reforma. Por ejemplo, a partir de $1.487.000, los empleados deberían pagar retención en la fuente del 5 %, y los que ganen más de $2.750.000 tendrán que declarar renta. Asimismo, todos los ciudadanos sentirán el efecto del incremento del IVA, del 16 % al 19 %. Eso sin contar el efecto indirecto por medio de los gravámenes a internet, las gaseosas, los cigarrillos y la gasolina. De manera que hay argumento de ambos sectores para exigir un incremento que los favorezca.

Las discusiones sobre el incremento del salario mínimo tienen en cuenta varios factores. El primero y tal vez el más importante es la inflación, medido por medio del índice de precios al consumidor. Hace un año este fue el punto sensible: mientras el Gobierno y los gremios sugerían que el encarecimiento de la canasta básica que se vivió en 2015 terminaría en 2016, los sindicatos alertaban de los riesgos sobre el poder adquisitivo de los trabajadores si no se subía el salario de manera adecuada y así compensar el choque negativo en los ingresos. Asimismo, la coyuntura política no se queda por fuera de las discusiones y menos cuando hay un proyecto de ley que subirá los impuestos el próximo año. Por último, la productividad es otra medida que se trae a colación, dato que salió negativo en las pasadas negociaciones, por lo que fue uno de los argumentos para que los empresarios exigieran un alza moderada en los sueldos.

Para el presidente de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), Guillermo Botero, “los puntos sensibles de las discusiones de este año serán la inflación y, sobre todo, la reforma tributaria. Estamos preocupados por todos los impuestos indirectos que propone el proyecto de ley: subir el IVA, el impuesto verde a la gasolina y los gravámenes a las gaseosas y a los cigarrillos. Este año nos sentimos más incómodos que en 2015”.

Fabio Arias, secretario general de la Central Unitaria de Trabajadores, afirmó: “El incremento del salario mínimo de 2017 debe ser, por lo menos, del 12 %. Aún no hemos fijado la propuesta oficial, pero sabemos que debe ser por encima de este nivel, pues se les debe una compensación a los trabajadores colombianos: en 2015, el Gobierno fijo un incremento del 7 % en el salario mínimo, quedando en $689.454. El problema fue que la inflación en los ingresos más bajos, esos que realmente dependen del mínimo, fue del 7,26 %. De manera que fue un alza que se quedó corta, y este año el tremendo encarecimiento de la canasta básica se comió rápidamente cualquier ganancia en poder adquisitivo que existiera”.

Por su parte, Iván Daniel Jaramillo, investigador del Observatorio Laboral de la Universidad Rosario, explicó: “Es claro que los trabajadores colombianos que dependen del mínimo han sido los que más se han visto afectados por la fuerte inflación que se ha vivido en los últimos dos años. En 2015, el incremento se quedó corto y, aunque se espera que la inflación siga bajando en los próximos meses, de todas formas sigue alta. Además se espera otro choque en los ingresos de los trabajadores, por la reforma tributaria. Por todo esto, si el índice de precios al consumidor (IPC) cierra en menos del 6 %, el incremento del salario mínimo debe ser de entre el 7 % y el 8 %”.

Todavía faltan algunas cartas por destaparse. En unas semanas, el Departamento Nacional de Planeación debe revelar la cifra de productividad de 2016, pero las reducciones de las proyecciones de crecimiento económico de este año advierten que podría salir de nuevo negativa. Asimismo, todavía falta por conocer dos reportes de inflación antes de que comiencen las discusiones, lo que dará una noción más clara para saber en cuánto cerrará el aumento del índice de precios al consumidor en el acumulado del año. Lo otro que podría complicar una concertación es que los debates de la reforma tributaria se harán en paralelo con los del salario mínimo.

 

últimas noticias

La distorsión del microcrédito