Tributo al cigarrillo

Como si fuera poca la oposición por parte de economistas, y empresarios colombianos a la reforma tributaria que se tramita en el Congreso, el Gobierno sumará la industria tabacalera a ese grupo de detractores, pues le aumentará el gravamen a ese sector en 50% dentro de los próximos tres años.

Regiones quieren atacar el consumo de cigarrillos. / Archivo - El Espectador

En una reunión entre los gobernadores y el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, se definió que, de aprobarse, el cambio en el régimen tributario hará que los impuestos por cada cajetilla de cigarrillos ya no sea de $600 sino de $900, según dijo el gobernador de Cundinamarca, Álvaro Cruz, a Blu Radio.

Por su parte, el gobernador de La Guajira, José María Ballesteros, aseguró que “desde todo punto de vista es una noticia positiva porque es una nueva fuente de financiación para los departamentos”.

Siendo esa zona del país una de las más afectadas por el contrabando de este producto, que representa el 14% del total de lo que mueve este mercado ilegal, el mandatario dice: “No creo que vaya a aumentar el contrabando. En la medida que esto nos beneficie vamos a estar comprometidos, porque el contrabando no nos aporta como departamento desde el punto de vista fiscal”.

Sin embargo, el vicepresidente de Coltabaco, Humberto Mora, aseguró que “el Gobierno hizo un aumento del 50% en 2010 y el contrabando aumentó de 1,8% a nivel nacional a 19%, según la última encuesta de Invamer, es decir más del 1.000%. Por este motivo, los departamentos han perdido $135.000 millones de recaudos anuales en impuesto al consumo, $630.000 millones en los tres últimos años”.

El gobernador de Antioquia, Sergio Fajardo, aclaró que la visión desde las regiones es que “un costo alto del cigarrillo tiene un impacto y se convierte en un factor para desincentivar el consumo. Queremos avanzar hacia una sociedad sin fumadores, respetando el derecho a los que quieren hacerlo. Claro que esto tiene un peligro y es el contrabando, dado que el aumento en los impuestos hace que aumente esta actividad, por eso debe ir acompañado de medidas que la ataquen”.

Según el vicepresidente de asuntos corporativos de la British American Tobacco en Colombia, Jorge Cabrera, “en caso de aprobarse la propuesta de reforma tributaria, el nivel de contrabando a nivel nacional alcanzaría en tres años un nivel superior al 30%. Perderíamos la costa Atlántica pues se convertiría en un mercado absolutamente ilegal con una incidencia del ilícito de más del 76% del mercado”.

Se abre un debate que tiene un componente social y de salud pública inmenso, pero que obliga al Estado a asumir con seriedad la batalla contra una industria ilegal que aplaude propuestas como esta.