La turbina de GE para cubrir la demanda eléctrica

El negocio pinta bien: hace dieciocho meses esta máquina no figuraba en el catálogo. Hoy, la compañía tiene órdenes por valor de US$1.000 millones.

En Greenville, Carolina del Sur, está la planta donde GE fabrica su turbina de gas. Las expectativas dicen que se cumplirán ventas por US$100.000 millones. / Bloomberg
La reforma industrial de General Electric Co. se apoya, en parte, en una pieza de maquinaria que es más grande que una casa rodante Winnebago y que pesa como un Boeing 747. Ahora, lo único que falta es que funcione.
 
GE proyecta entregar su flamante turbina de gas en julio, una década después del lanzamiento de un modelo anterior que tuvo dificultades con el rendimiento y se vendió mal. La compañía está invirtiendo US$2.000 millones para desarrollar la nueva unidad de 433 toneladas, que puede producir electricidad suficiente como para abastecer 400.000 hogares.
 
Esta inversión refleja la importancia que tienen las turbinas en el plan del máximo responsable ejecutivo, Jeffrey Immelt, destinado a fortalecer la actividad industrial de GE, reduciendo al mismo tiempo la volátil rama crediticia. También es necesario para superar a rivales como Siemens AG y Mitsubishi Hitachi Power Systems Ltd. en tanto el crecimiento demográfico impulsa una mayor demanda de electricidad.
 
“Es uno de los grandes acontecimientos para GE”, dijo Víctor Abate, de 50 años, máximo responsable ejecutivo de generación eléctrica en GE Power Water. “Hace dieciocho meses esta máquina no figuraba en nuestro catálogo. Hoy, tenemos órdenes por valor de US$1.000 millones”.
 
GE espera vender 500 de las nuevas turbinas para 2030, dijo el propio Abate durante una entrevista en la planta de GE para pruebas y fabricación de las turbinas en Greenville, Carolina del Sur. Además de 15 órdenes de unidades ya contabilizadas, la compañía de Fairfield, Connecticut, está ofertando en negociaciones por equipos equivalentes a otros US$11.000 millones, dijo. GE despachará la primera unidad este verano a la empresa de servicios eléctricos francesa Electricité de France SA.
 
Aprobación regulatoria
 
La unidad Power Water de GE es el negocio no financiero más grande de la compañía, con ventas que el año pasado alcanzaron US$27.600 millones, lo cual representa un 26 por ciento de sus ingresos industriales.
 
Esta introducción tiene lugar en momentos en que GE, que vende la mitad de las turbinas de gas del mundo, intenta obtener la aprobación para comprar activos energéticos de Alstom S.A. por 12.400 millones de euros (US$13.300 millones). La Comisión Europea dijo en febrero que abrirá una investigación para determinar si unir a los dos fabricantes de turbinas limitaría la competencia. Los reguladores proyectan dar su dictamen el 6 de agosto.
 
La nueva turbina, conocida como HA, es una versión refrigerada por aire del modelo anterior clase H de GE, que se refrigeraba mediante un sistema de vapor más complicado. Incorpora tecnología tomada de la unidad de motores para avión de GE para poder soportar temperaturas internas que superan los 2.600 grados Fahrenheit (1.427 grados Celsius), lo cual mejora la eficiencia para convertir el gas natural en electricidad.
 
“Los avances materiales que ha hecho GE son muy significativos”, dijo Meherwan Boyce, socio gerente de Boyce Consultancy Group LLC y autor de varios libros sobre equipos para plantas de electricidad. “En mi opinión, GE es una de las empresas líderes en este campo”.
 
En una planta de electricidad llamada de ciclo combinado, donde una turbina de vapor opera con una turbina de gas para mejorar la producción de electricidad, la unidad HA puede alcanzar una eficiencia neta superior al 61 por ciento, un referente clave, dice GE.