Turquía, ¿en riesgo económico?

Debido a los desórdenes en las calles, el ascenso de sus indicadores macroeconómicos está en peligro. Inversionistas están preocupados.

Ya van seis días de grandes enfrentamientos y protestas en Turquía. / AFP
Ya van seis días de grandes enfrentamientos y protestas en Turquía. / AFP

El lunes las bolsas de Turquía se derrumbaron 10,47%, la caída más grande en una década. Era el cuarto día de grandes enfrentamientos entre manifestantes y la policía. Los inversionistas estaban preocupados de que los inesperados desórdenes pudieran afectar el ascenso económico del país.

Borsa Istanbul cayó más de 10% en un solo día, cuando el primer ministro de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, insinuó que los países extranjeros y los extremistas de su país estaban detrás del desorden.

Los retornos sobre los bonos a dos años de la lira turca aumentaron 71 puntos de forma récord, para llegar a 6,78%, mientras que la moneda se recuperó de una caída inicial de 2% con respecto al dólar, para comerciar al cierre con un declive de 0,4%. “Este es otro golpe a un pronóstico ya débil de crecimiento”, dijo Murat Ucer, un economista de Global Source Partners en Estambul. “El descontento es un golpe fuerte a la confianza y el contexto ya es de por sí muy frágil”. No obstante, descartó cualquier insinuación de crisis financiera.

Turquía depende en su mayoría de capital de portafolio para financiar su actual déficit de cuenta, y el crecimiento se ha desacelerado de 8,8% en 2011, a 2,2% el año pasado.

El gobierno de Erdogan, que ha presidido sobre un alza aguda en los estándares de vida durante más de una década, quiere renovar la infraestructura turca y llevar a cabo las Olimpiadas de 2020, pero las inversiones extranjeras directas han sido a menudo lentas.

Tim Ash, director de investigaciones de mercados emergentes en Standard Bank, dijo en una nota que recomienda que los inversionistas reduzcan su exposición a Turquía. “Sencillamente, puesto en una base de riesgo y retornos, Turquía no parece ofrecer un valor convincente en este momento, y los inversionistas harían bien en adoptar una aproximación más cauta”, escribió Ash.

Las confrontaciones continuaron ayer en los distritos centrales de Estambul y Ankara. Un grupo de doctores dijo que 1.800 personas han resultado heridas en las protestas y una persona murió cuando un taxi atropelló a un grupo de manifestantes.

“¿Qué tipo de expresiones puedo utilizar para calmar las cosas?”, dijo Erdogan durante una rueda de prensa en un aeropuerto de Estambul, antes de partir en una visita oficial programada a Marruecos. “Estar calmados, relajados, todo esto se va a superar”.

No obstante, el presidente de Turquía, Abdullah Gul, cuyo papel es sobre todo ceremonial, pero quien ha aconsejado mesura durante los últimos días, buscó un tono de conciliación. “La democracia no son sólo las elecciones”, dijo. “Las opiniones bienintencionadas han sido leídas, vistas y notadas, y los mensajes han sido recibidos”.

Kesk, el sindicato de trabajadores del sector público, con 240.000 miembros, dijo que realizaría una huelga, comprometiéndose más con su plan de actuar. El sindicato había anunciado sus planes debido a las nuevas medidas de hace dos semanas con respecto a los trabajadores públicos, pero dijo que ahora también hacía un llamado por una Turquía democrática, para apoyar al movimiento del Parque Gezi.

Temas relacionados