UBS y su plan para la tormenta

La reestructuración de la entidad suiza planea cerrar varias divisiones para darle mayor rol a su unidad de administración de riqueza.

El banco UBS presentará sus planes la próxima semana. / EFE
El banco UBS presentará sus planes la próxima semana. / EFE

UBS revelará un recorte radical en su atribulado banco de inversión la próxima semana, en una maniobra que motivará la pérdida de 10.000 empleos en el grupo bancario suizo.

Tres personas cercanas a la situación dijeron que el banco más grande de Suiza, en términos de activos, se encogerá significativamente en el negocio de los corredores y en la complejidad de su banco de inversión, reduciendo miles de empleos en su oficina comercial durante los próximos años.

Los recortes laborales equivalen a casi la sexta parte de la fuerza laboral de un banco que contaba con 63.500 empleados a finales de junio. No sucederán al mismo tiempo y aún no es clara la cantidad precisa de despidos, dijeron las fuentes, pues aún no se ha determinado el impacto que tendrá sobre las funciones de la oficina comercial.

Esto sucede luego de otro programa que aún continúa, y que se anunció el año pasado, de recortar 3.500 empleos. La maniobra pone de relieve cómo los bancos alrededor del mundo han debido adaptarse a los cambios en el ambiente del mercado y en la supervisión, que les genera retornos más bajos y requisitos de capital más altos para ciertas áreas empresariales y subsidiarias nacionales.

La estrategia, diseñada durante varias juntas directivas en Nueva York esta semana, y que será anunciada el jueves, llevará al cierre de una parte importante de las operaciones de ingresos fijos y otras áreas que mueven mucho capital. Llevará a cambios entre los altos cargos del banco y desencadenará una enorme reducción de la complejidad y costos en las funciones de apoyo del banco, como el departamento de tecnologías de la información.

“Había varias opciones, pero UBS decidió tomar la más radical”, dijo una persona familiarizada con el plan, que fue diseñado por Sergio Ermotti, quien llegó como director ejecutivo el año pasado luego de un escándalo de corredores que generó una pérdida de US$2.300 millones para el banco de inversión.

La reestructuración es un paso drástico en una estrategia que fue revelada hace un año por Ermotti para darle al banco de inversión de UBS, que a menudo está en problemas, un rol de mayor apoyo a su división de administración de riqueza, que es la líder en el mercado.

La unidad de banca de inversión llevó a sus rodillas al banco suizo durante la crisis financiera, y le obligó a retirarse del campo antes que la mayoría de sus rivales. Por su parte, el banco de inversión Lazard también anunció que haría recortes, aunque aún no se sabe el tamaño de los mismos.

últimas noticias