UE hablará con América Latina acerca de Rusia

La Unión Europea busca que países como Brasil y Chile secunden las sanciones económicas impuestas, en primera instancia, por Estados Unidos.

Europa busca que Latinoamérica, en respuesta a las sanciones económicas a Rusia, deje de vender alimentos a los consumidores rusos. / Bloomberg

La Unión Europea (UE) planea tener conversaciones con países como Brasil y Chile, en un intento por disuadirlos de que reemplacen las exportaciones agrícolas de Europa a Rusia que este país prohibió, dijeron fuentes el día de ayer.

Desde que Rusia prohibió la importación de alimentos desde la UE y Estados Unidos la semana pasada, como respuesta a las sanciones, Moscú ha tenido a Latinoamérica en la mira en su búsqueda de alternativas.

Varios países y grupos comerciales en Suramérica han dicho que las medidas de Moscú podrían generarles ganancias favorables dado el contexto actual.

Brasil ha autorizado aproximadamente 90 plantas nuevas de procesamiento de carne que comenzarían a exportar pollo, carne de res y cerdo a Rusia, y Chile está inclinada a ser la beneficiaria del embargo que Rusia impuso al pescado europeo.

Seneri Paludo, secretario de Brasil para la política agrícola, dijo que el embargo contra Moscú podría también permitirle a su país exportar más maíz y granos de soya. “Rusia tiene el potencial de ser un gran consumidor de commodities. No sólo de carne”, dijo.

Semejante entusiasmo en las potencias agrícolas de Latinoamérica ha generado preocupación en Bruselas. “Hablaremos con los países que potencialmente podrían reemplazar nuestras exportaciones y les indicaremos que tenemos la expectativa de que no lo hagan para beneficiarse de esta situación injustamente”, dijo un alto funcionario de la UE al dar declaraciones sobre la situación en Ucrania.

El funcionario dijo que tenía entendido que algunas compañías podrían firmar nuevos contratos con Rusia, pero dijo que “sería difícil justificar” que algunos países buscaran generar iniciativas que llenaran el vacío dejado por la UE, Estados Unidos, Noruega y Australia.

Otro funcionario de la UE dijo que las conversaciones serían “políticas”, enfatizando la necesidad de tener un frente internacional sólido y unido en torno al tema de Ucrania, en lugar de especificar las objeciones legales a la exportación de alimentos.

Temas relacionados