A un clic del sueño americano

El CEO de la firma QbikTech se estableció en Silicon Valley, el centro empresarial tecnológico, para guiar el camino de otras empresas nacionales. Una historia de deseo, inversión y constancia.

La empresa de Oswaldo Rodríguez en Colombia es Data Solutions.  / Javier Ladino
La empresa de Oswaldo Rodríguez en Colombia es Data Solutions. / Javier Ladino

Si Oswaldo Rodríguez hubiera sido un confeso amante del 2x4 del tango, su opción de vida estaría centrada en Buenos Aires, Argentina. Si, en cambio, sus inclinaciones estuvieran estrechamente ligadas al número 5 del balón de fútbol, hubiera preferido aprender portugués y establecer su sede en Brasil. Sin embargo, ninguna de estas pasiones logró quitarles protagonismo a los desarrollos tecnológicos y por eso su decisión más consecuente fue buscar techo en Silicon Valley, un resguardo natural a una hora en carro de San Francisco, California, en el que parece pasar de todo menos importantes evoluciones relacionadas con software, hardware, internet y redes comunicantes.

Hasta allá llegó Oswaldo Rodríguez en diciembre de 2010 cuando empezó a sentir que las posibilidades de crecimiento para su empresa Data Solutions se reducían en la geografía local. Con sus socios pensaron que el gran beneficio al entrar al mercado norteamericano con soportes en software y hardware sería el precio, ese gran ítem considerado imbatible para muchos y que resultó siendo una falacia porque países como India y China tienen mayores y mejores ofertas para sus clientes.

Data Solutions entendió la presencia de su firma en Estados Unidos como una inversión y no como un gasto. Sacó de sus ganancias de varios años de trabajo en Colombia una cifra cercana a los U$3.500 y comenzó el estudio de mercado para ver la viabilidad del negocio en el centro tecnológico de Estados Unidos. Las inversiones no pararon ahí, porque también Oswaldo Rodríguez y sus socios debieron contemplar los gastos de documentación, las visas y, por supuesto, la asesoría legal.

Los abogados en Estados Unidos se encargaron de averiguar en todos las ciudades si existía una empresa llamada Data Solution y encontraron una empresa constituida con esa denominación, así que la sugerencia fue cambiar de nombre para evitar demandas y confusiones entre los clientes”, comenta Rodríguez. El paso siguiente fue inventarse una segunda firma y optaron por QbikTech, una empresa no subsidiaria de Data Solutions, por lo que deben pagar impuestos tanto en Colombia como en Estados Unidos.

El proceso de conformación de la nueva empresa tardó nueve meses. Al comienzo, el tener una oficina se reducía a una dirección física por exigencia del seguro, a la que llega la correspondencia, y un número de teléfono para ubicación de los clientes. Lo que más trabajo le costó a Oswaldo Rodríguez fue aprender a condensar las palabras, porque los buenos negocios se cierran en uno o dos minutos, el tiempo que comparten los ejecutivos de su empresa con los más importantes empresarios estadounidenses.

A los pocos días, QbikTech logró funcionar desde un cubículo y después estableció una oficina cuyo funcionamiento cuesta US$5.400 al año, además de un seguro de US$800 y la contratación de personal norteamericano por exigencia del gobierno.

“Así no parezca, el tema de los seguros de la compañía es vital. Hay que sacarlos al siguiente día de constituida la empresa. Puede pasar que a un cliente se le riegue el tinto en el computador y si no hay póliza, al empresario colombiano le toca regresar a su país con una mano adelante y otra atrás porque eso es muy costoso aquí”, asegura Oswaldo Rodríguez, quien en dos años ha logrado alianzas estratégicas con empresas como Woodbridge y Old Path.

En lo que lleva de experiencia ha podido identificar que la diferencia horaria, de dos o tres horas, entre California y Colombia, ha sido una de las fortalezas que ha encontrado para conseguir la incorporación de talentos y desarrollos colombianos en la cotidianidad de Estados Unidos. Además, ha comprendido que en la cabeza de los empresarios norteamericanos poco importan las certificaciones de calidad si no se corroboran con el trabajo diario.

Oswaldo Rodríguez ya tiene la carpeta de negocios firmados para soporte técnico y en dos o tres años, cuando QbikTech esté más sólido, comenzará a pensar en la investigación para el desarrollo de productos propios, porque quiere ratificar que el ingenio colombiano no sólo es una viveza mal entendida, sino una virtud a toda prueba.

*El periodista viajó a San Francisco por invitación de Proexport.

Empresarios colombianos en Silicon Valley

Con software, animaciones digitales, videojuegos y aplicaciones móviles, cuarenta empresarios colombianos invitados por Proexport Colombia estuvieron el mes pasado en Silicon Valley (California). La idea era que conocieran potenciales clientes (más de 175 compradores estadounidenses asistieron a las ruedas de negocios) para sus productos y fueran testigos de la dinámica de los negocios en el llamado centro mundial de innovación tecnológica. Los acercamientos entre Colombia y Estados Unidos fueron fructíferos y los resultados finales de las negociaciones se conocerán el próximo año.

En Cifras

33.600 dólares ha costado durante 2012 la nómina de la empresa colombiana QbikTech. Por cada empleado aumenta 6,5%.

105.200 dólares ha sido la inversión total que han hecho Oswaldo Rodríguez y sus socios de Data Solutions para operar en San Francisco estos dos años.

 

últimas noticias
contenido-exclusivo

Así forman a los futuros líderes de Colombia