Un lío en alta definición

La disputa empresarial, que conlleva el pago de $650 por suscriptor, se ha convertido en un pulso jurídico entre las partes que será definido, la próxima semana, por la ANTV.

Según analistas, es probable que la ANTV anuncie un nuevo periodo de tiempo para tomar la decisión. / Cortesía

El pasado 3 de febrero, a través de cartas a los principales operadores de televisión por suscripción del país, Caracol Televisión les anunció que tras 15 años de beneficios mutuos en su relación comercial, que incluyó la inclusión gratuita de su señal abierta en sus parrillas de programación, había llegado el momento de hacer ajustes. Desde entonces, se libra un pulso jurídico entre las partes porque la idea del canal se concretó en requerir el cobro del uso de su señal de alta definición, conocida técnicamente como high definition o HD.

En la carta, Caracol recordó a los operadores de televisión cerrada que hoy sus contenidos representan un 25% de su participación de audiencia. Por esta razón, recalcó que es necesario dotar su “valiosa relación de negocios”, de un marco que dé claridad a las reglas de juego. Objetivo que se tradujo en invitar a los operadores a reuniones de trabajo para definir una “cláusula de precio”. De paso, adjuntó un “borrador de contrato de entrega de señales”, base de su fórmula para la nueva relación comercial.

A pesar del tono cordial de la misiva de Caracol, esta no tuvo el efecto esperado. Al contrario, cada una de las empresas requeridas (Une, Claro, Telefónica, ETB y DirecTV), con distintos argumentos respondieron negándose a la propuesta. En esencia, más que un problema de costos, la disyuntiva es que existe una ley, la 680 de 2001, ratificada por la Corte Constitucional a través de su sentencia C-654 de 2003, que establece como obligación para los operadores de televisión por suscripción, que garanticen, “sin costo alguno para los suscriptores, la recepción de los canales colombianos de televisión abierta”.

El clímax de esta controversia jurídica se dio el pasado 16 abril, cuando se venció la autorización expedida por Caracol Televisión para la retransmisión de su señal HD. “Esta no es una decisión que tomamos unilateralmente. La ley colombiana no puede violar la Decisión Andina 351, que es una norma superior, que le da a los organismos de radiodifusión el derecho de permitir o prohibir la retransmisión de sus señales”, explicó Jorge Martínez de León, secretario general del canal.

La explicación comercial quedó consignada en otra misiva de Caracol, en la que detalló inversiones del orden de $18.000 millones en equipos de producción HD, una suma que en los próximos dos años, y conforme la televisión digital se vaya consolidando en el país, ascenderá a $80.000 millones. A cambio, hoy el canal no recibe un solo peso por un producto que tiene un cobro adicional por parte de los operadores y que es incluido en la promoción entre suscriptores.

La propuesta de Caracol, de cobrar $650 mensuales por usuario (RCN anunció que seguirá la misma estrategia aunque no ha definido precio), fue rechazada por los operadores, amparados en la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Públicos y Comunicaciones (Andesco). El mismo 16 abril, dicho gremio expidió un comunicado calificando la decisión de Caracol como “unilateral” y “ en contra de los derechos de los televidentes colombianos.

La asociación trasladó la discusión a la Autoridad Nacional de Televisión (ANTV), que ya recibió tanto los argumentos de Caracol como los de los operadores y espera tomar una decisión la próxima semana, en junta directiva. Una determinación sobre un tema alrededor del cual no se ha actualizado la legislación al ritmo de las nuevas tecnologías. En EE.UU, por ejemplo, se obliga a los operadores a negociar con canales privados, mientras que en México, recientemente se ordenó el pago a las compañías de televisión por suscripción.

Analistas consultados creen que la decisión requerirá de un estudio más a fondo y que probablemente ese va a ser el argumento de la ANTV para no emitir una decisión definitiva la próxima semana. Se trata de una pugna que Caracol calcula en $3.900 millones. Una suma que los operadores de televisión cerrada, por ahora, no están dispuestos a pagar.

 

 

[email protected]

 

* El Espectador pertenece al mismo grupo de medios de Caracol TV.

Temas relacionados