Un seguro para el café

Desde esta semana los productores pueden, mediante contrato, protegerse contra los cambios del precio externo.

El sector ha perdido un 40% en 2012 por cuenta de la volatilidad del precio.
El sector ha perdido un 40% en 2012 por cuenta de la volatilidad del precio.

En el último año los cafeteros colombianos han tenido que aprender, a las malas, matemáticas financieras. Porque además de sufrir los estragos de la ola invernal, que afectó seriamente la producción, han tenido que soportar un precio que varía drásticamente entre un día y otro. Cuando pedían explicaciones, siempre encontraban al mismo culpable: los especuladores bursátiles.

“Hemos llegado a sufrir cambios de precio de hasta 10 centavos de dólar en un mismo día. Pasamos de recibir $1 millón por cada carga en diciembre del año pasado, a $600.000 hoy en día. En el camino hemos perdido 40%”, comenta Mario Gómez Estrada, representante de los productores caldenses ante el Comité Nacional Cafetero.

En esencia, el mercado del café ha sido otro de los grandes afectados por la crisis económica de la Eurozona. A comienzos de 2012, cuando se preveía la desaparición de la moneda común, los inversionistas, que meses anteriores se habían refugiado en los futuros (contratos de venta pactada) del grano, decidieron salir de sus inventarios para quedarse con dinero en efectivo. Esto propició, según cifras de la Organización Internacional del Café, que el precio promedio de la libra, que en enero se cotizaba por encima de US$1,90, bajara a US$1,43 en el mes de junio.

Y para evitar que la especulación siga deteriorando el bolsillo de los productores, la Federación Colombiana de Cafeteros (Fedecafé) lanzó su Contrato de Protección de Precio, un seguro que busca proteger los ingresos y disminuir el riesgo. “El productor sólo tendrá que llamar a un teléfono, indicar el número de su cédula cafetera y las cargas que va a cubrir. Si acepta las condiciones, el valor es debitado de su tarjeta inteligente”, explica Luis Fernando Samper, gerente de Comunicación y Mercadeo.

El instrumento les permitirá a los caficultores cubrir hasta 50 cargas con el precio promedio del día o, incluso, por un valor superior o inferior a 10%. Después, tras la venta, puede reclamar la diferencia ante el Comité de Cafeteros local con factura en mano. “Nuestro objetivo es llevar la matemática financiera hasta las fincas del país para protegerlas contra la volatilidad”, dice Samper.

 

últimas noticias