Una cara factura para el arroz

El Gobierno y los productores no estuvieron de acuerdo.

El retiro de la Cámara Induarroz de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi) del Consejo Nacional Arrocero no ha dejado de causar molestias a algunos dirigentes del sector y al mismo Gobierno, pues creen que fue un grave error levantarse de la mesa donde se toman las decisiones de política que afectan a un negocio que atraviesa tiempos desafiantes.

La rebelión de cerca de veinte industriales arroceros agremiados en la Cámara Induarroz comenzó por una denuncia que hizo su director ejecutivo, Jeffrey Fajardo, en la cual aseguró que si no se incrementan las importaciones arroceras provenientes de los países de la CAN, la lucha contra el contrabando del cereal va a ser una batalla perdida para el Gobierno. Sin embargo, esta propuesta no fue vista con buenos ojos por la Federación Nacional de Arroceros (Fedearroz) ni por el ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Juan Camilo Restrepo.

Según los cálculos de Fajardo, el ingreso de arroz ilegal les ha pasado una factura de $1,2 billones a los industriales legales y a los comerciantes durante los últimos dos años. Además, asegura la Andi que durante ese lapso han ingresado de contrabando 1,2 millones de toneladas del cereal.

Rafael Hernández, presidente de Fedearroz, señaló al respecto: “No sé de dónde sacaron esa cifra de 1,2 millones de toneladas. Además, yo no me retiraría de la mesa donde se forman las políticas. Me parece un error hacerlo”. En su opinión, el hecho de que Induarroz se haya ido del Consejo daría paso a que otros tomen las decisiones de los industriales.

Para Hernández, el presidente de la Andi, Luis Carlos Villegas, no conoce a fondo el tema arrocero y “su interés es la gran industria”. “Él sale a decir que hay un déficit de 300.000 toneladas cuando hoy en el Llano el precio bajó porque va a salir una cosecha grande”.

“Van a llegar 79.000 toneladas que están pactadas dentro del TLC con Estados Unidos. Además, ya llegaron 35.000 toneladas que aprobó el Gobierno hace mes y medio. Cómo va a decir (Villegas) que hay déficit”, señaló Hernández.

Para Fajardo, si se abren las puertas a la importación de 500.000 toneladas de arroz de Ecuador y Perú, lugares como Putumayo y La Guajira —donde hacen presencia los ‘molinos fantasma’— dejarían de ser grandes bodegas de este cereal traído de contrabando. “Hay una denuncia de que ingresaron 300.000 toneladas anuales de contrabando y la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) aprehende 1.200 toneladas. Eso es un chiste. Fedearroz dice que Induarroz se equivoca”.

De acuerdo con la Cámara Induarroz, se hace urgente una respuesta del Gobierno para formular una política que le quite plata a los contrabandistas. Sin embargo, a los industriales arroceros allí agrupados no han dejado de lloverles críticas por parte de Fedearroz y también del Gobierno.

Fajardo contó que en la última reunión del Consejo Nacional Arrocero el Gobierno se tapó los ojos al no reconocer un déficit de 150.000 toneladas del cereal en la actualidad. “Va a haber ese faltante para mitad de año y pedimos que a los industriales arroceros les permitieran cubrir al menos el 60% del déficit”. No obstante, al final el Gobierno autorizó a la industria compensar ese faltante con apenas 35.000 toneladas.

En esa reunión, de acuerdo con Hernández, las peticiones de los industriales arroceros no fueron las mismas pese a la insistencia para abrir la puerta a importaciones como remedio contra el contrabando. “El mercado lo manejan tres grandes empresas. Ellos imponen el precio y los demás tienen que seguirlo, o si no, se quiebran”, aseveró el dirigente.

Por su parte, el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural señaló que liberar del todo las importaciones de arroz provenientes de la Comunidad Andina de Naciones pondría en riesgo el sector.

Los cálculos de la Policía Fiscal y Aduanera (Polfa) señalaban que la renta monopolística del contrabando arrocero está financiando grupos armados. Así las cosas, por tonelada ilegal que ingrese está quedando un margen de $1 millón.

Pese a las críticas en materia de aprehensiones de arroz de contrabando, el Gobierno insiste en que hay un mayor número de decomisos. “Las aprehensiones totalizaron 1.111 toneladas en 2010; en 2011, ascendieron a 2.227 y a 24 de junio de 2012, llegaron a 1.381 toneladas”, sostienen las cifras reveladas por el Ministerio de Agricultura.

En opinión de Rafael Mejía López, presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), el retiro de la Cámara Induarroz del Consejo Nacional Arrocero no tuvo una absoluta justificación. “No hay escasez de arroz y esto fue una pelea injustificada”, concluyó.

Temas relacionados