Una empresa con espíritu exportador

Bebita ha sido Premio Nacional de Exportadores. Tiene presencia en Canadá, Reino Unido, Colombia y Panamá.

Juliana Ortiz, gerente de Bebita S.A.S. / Cortesía

Sus raíces son colombianas, su espíritu extranjero. Bebita S.A.S. es una empresa que desde hace 37 años se dedica a la producción y comercialización de ropa tejida para niños y bebés y desde hace 30 está exportando. Alterno a la distribución de mercancía hacia Bogotá y Bucaramanga, se hacían envíos a Estados Unidos y Puerto Rico. “Bárbara Serrano, fundadora de la empresa, desde siempre tuvo claro dos cosas: que nos íbamos a enfocar en ropa tejida, y que la clave estaría en la penetración en mercados internacionales”, contó Juliana Ortiz, gerente de Bebita S.A.S.

El tema de exportación ha ido aumentando con el paso del tiempo. El mercado del Reino Unido lo conquistaron hace más de 25 años, el de Canadá hace 15 y el de Panamá hace 10, y con todos han trabajado de una manera ininterrumpida. Aunque hoy son menos los países donde tienen clientes potenciales, Ortiz no pierde la esperanza de que mejore en poco tiempo. “En algún momento exportamos a Venezuela, Chile, Ecuador y Alemania, pero por temas de divisas y competencia dejamos de hacerlo. A Costa Rica también exportamos, pero no es un mercado permanente”.

Sin embargo, Bebita hoy está exportando el 37% de su producción, un crecimiento que ha ido de la mano con la implementación de nuevos productos, como los abrigos para niñas y el aumento del capital humano, que hoy llega a los 40 trabajadores (12% hombres y 88% mujeres).

Sacos, gorros, esquimales y enterizos para bebés hacen parte del catálogo de productos que ofrecen, los mismos que se ven en Filipinas, China, Perú y Portugal, por lo que los consideran países de competencia. “En Colombia pocas empresas trabajan con tejidos, la mayoría lo hacen con algodón. Distribuimos a casi todas las ciudades del país”.

La empresa, que en 1998 fue galardonada con el Premio Nacional de Exportadores, otorgado por el Gobierno a través de Proexport y Analdex (Asociación Nacional de Comercio Exterior), tiene claras dos cosas. Primero, que por el momento no abrirán tienda virtual, como lo están haciendo la mayoría de empresas, por el tipo de producto que sus clientes quieren ver y tocar. Y segundo, que para lograr la presencia en más mercados internacionales como lo tienen proyectado, deben seguir luchando como desde hace nueve años con el contrabando y la llegada de multinacionales extranjeras.

Juliana Ortiz cuenta que gran parte del éxito que hasta el momento han tenido se lo deben a las macrorruedas de negocios en las que han estado presentes, donde han encontrado buena parte de sus clientes en el exterior, y reconoce que los tratados de libre comercio que hasta el momento se han firmado con otros países les ha permitido tener unas reglas claras con los compradores, lo que se ha visto reflejado en el rendimiento tttconstante de la producción y en la recordación de la marca en el país.

[email protected]

 

Temas relacionados