Hacia una garantía de compra de producción lechera

El Ministerio de Agricultura anunció el aumento de 8,3% en el precio base que se le paga al productor por la leche cruda, de acuerdo con una fórmula establecida en 2012.

Archivo El Espectador.

La industria lechera informó que durante los últimos siete años el acopio de leche fresca en el país aumentó 50%, hasta alcanzar 3.290 millones de litros en 2015, con un valor que pasó de $2,2 billones a $3 billones. Ese crecimiento, de acuerdo con la Asociación Colombiana de Procesadores de Leche (Asoleche), es equivalente a lo que el promedio mundial logró en 30 años.

Pese al fenómeno de El Niño de los últimos meses, según Asoleche, el acopio se mantuvo estable. “Los excedentes de producción de principio de año dificultaron la recolección de leche en el país, con un impacto negativo para los ganaderos productores de leche, que no cuentan con la garantía de compra”, aseguró el gremio.

Por eso, durante la asamblea anual de asociados, Carlos Enrique Cavelier, presidente de Alquería y de la junta directiva de Asoleche, presentó la propuesta de política láctea, con énfasis en la instauración de la garantía de compra al productor y una industria con exportaciones relevantes para el mercado mundial.

“La propuesta es que el ganadero no tenga limitaciones para producir y mercadear. Siempre se ha dicho que el problema de los campesinos es la comercialización. Queremos resolver eso, (…) hacer contratos de producción para que el ganadero suba la producción, pero planeándola para tener las capacidades acordes en las plantas”.

Hace unas semanas, el Ministerio de Agricultura anunció el aumento de 8,3 % en el precio base que se le paga al productor por la leche cruda, de acuerdo con una fórmula establecida en 2012. Al respecto, Carlos Alberto Estefan, gerente del gremio de productores de leche, Analac, aseguró que fue un aumento “medianamente justo”.

Según Estefan, “es acorde a la solicitud que veníamos haciendo para que se reajustara por encima del IPC. Es apenas justo, porque desde 2008 no había habido incremento, sino una reducción del 12 %. A precios corrientes había un reajuste de 10 %, pero a precio real siempre estábamos por debajo de la inflación. Mientras tanto, a precios corrientes el precio al consumidor había tenido un incremento del 20%”.

Para Cavelier, “en economías con inflaciones bajas, uno no puede pensar que sobrevivirá a punta de subir el precio (…). Cualquier elemento que mejore nuestros ingresos tiene que venir de la productividad. Es decir, más litro por hectárea”. Sobre la garantía de compra que propone la industria, dijo: “puede que nosotros perdamos dinero por los precios tan bajos de hoy pero por eso hablamos de un fondo tripartita para soportar estos procesos”.

Analac, por su parte, considera que se podría proponer que ese fondo lo maneje, como una cuenta especial, el fondo de estabilización de precios, que ya existe. “Hay que pensar también en abastecer la demanda interna dentro del esquema de soberanía alimentaria propuesto por el Gobierno, estableciendo un mecanismo de compensación para el precio al productor colombiano, que le permita protegerse de la amenaza de las importaciones”.

De acuerdo con Asoleche, tanto las importaciones como exportaciones “son marginales”, apenas el 3% de la producción. Pero mientras la industria destaca que el consumo per cápita colombiano es el segundo más alto de América Latina, con 143 litros al año, Analac recuerda que sigue por debajo de las recomendaciones de la FAO, que considera alto un consumo por encima de 150 litros.

El gremio productor señaló también su inconformidad por la permanencia de la fórmula de precios establecida en 2012, cuya revisión se discutió el año pasado. “Ha habido interlocución con la industria en el Consejo Nacional Lácteo. Pero ese consejo no se reúne desde diciembre y habiendo solicitado la revisión de la fórmula, el Ministerio no lo ha hecho o por lo menos no ha dado a conocer los resultados de la revisión y mucho menos la ha aplicado. Hay una tarea que el Ministerio no ha hecho y que podría dar respuesta a toda esa serie de inquietudes que formula la industria”.

Tanto Asoleche como Analac señalan la necesidad de abastecer a los productores con concentrado para el ganado, ante las dificultades que supone el fenómeno de El Niño. Mientras la industria llama a una producción nacional, los productores reclaman que el auxilio que habían pedido de cerca de 3.400 toneladas de alimento se dirigió a través de los municipios, “desconociendo la unidad gremial”.

Finalmente, el viceministro de Asuntos Agropecuarios, Juan Pablo Pineda, recordó que una nueva fórmula sería acordada en el Consejo Nacional Lácteo, que no se ha reunido este año “porque ninguno de los eslabones de la cadena láctea ha solicitado dicha reunión”. Sin embargo, aseguró que han “mantenido el diálogo permanente con los gremios de la producción, nos hemos venido reuniendo por separado para solucionar temas puntuales de apoyo al sector, compras públicas, competitividad, etc. Pero ninguno ha solicitado una reunión formal del Consejo. Estaremos prestos en el momento en que se necesite, el Ministerio siempre está dispuesto a reunirse con ellos”.
 

 

Temas relacionados

 

últimas noticias