Una industria que tiene poco cuero

Aunque en Colombia hay materia prima, los productores prefieren exportarla por los altos precios en lugar de venderla a los industriales para hacer, por ejemplo, zapatos.

Aunque el Decreto 2469 de 2013 trató de garantizar el abastecimiento de cuero, los industriales señalan que padecen su escasez ante las crecientes exportaciones de esta materia. / David Campuzano

Aunque el gremio de los industriales del calzado y el cuero del país (Acicam) reveló que entre enero y mayo de este año la producción de calzado creció 3,8% y el curtido y preparación de pieles se incrementó 10%, en el sector persiste una preocupación que no cesa: la escasez de materia prima derivada de la exportación de cueros.

Luis Gustavo Flórez, presidente de Acicam, contó que pese a que en noviembre de 2013 el Gobierno expidió el Decreto 2469, el cual limita las exportaciones de cuero hasta noviembre de 2015 y establece dos contingentes de cuero (húmedo azul y pieles en bruto), que suman 39.926 toneladas, las facilidades para encontrar materias primer son cada vez más estrechas. Esta problemática será uno de los temas de discusión del International Footwear and Leather Show, feria que hoy abre sus puertas en Corferias (Bogotá) y que aspira a recibir 12.000 visitantes.

Las ventas externas de cueros, señaló Flórez, les han dejado a los industriales apenas una tercera parte de lo que se produce en el país. De acuerdo con cifras del gremio, en todo 2013 se exportaron 2’571.000 pieles, mientras que en 2012 se vendieron 1’916.800. Agregó además, que de acuerdo con una encuesta hecha por Acicam a la industria del calzado y del cuero, los precios de las materias primas en lo que va de este año han aumentado cerca de 14%.

Desde este panorama, Flórez y voceros de la industria le pedirán al Gobierno que realice una modificación del Decreto 2469 de 2013, con el fin de restringir aún más las ventas de cueros al exterior. “La piel cruda se está exportando a países asiáticos como China. Cuando esa materia sale, hay un desabastecimiento de las curtiembres porque no hay disponibilidad de materia para los industriales. Por ende, hay mayor presión sobre los precios de los productos terminados”.

César Maldonado, gerente general de Cueros Vélez, señala que la creciente exportación de cueros es una realidad y que el panorama muestra que Colombia sacrifica 4 millones de reses al año, lo cual da lugar a que aumente la exportación de piel cruda y de cuero húmedo azul (wet blue). “En el país se consumen al año 120 millones de pares de zapatos, de los cuales se importan 80 millones. Mucho del cuero que se va regresa en producto terminado, lo cual afecta a la industria nacional”.

Aunque el decreto trató de garantizar el abastecimiento de la industria nacional, Maldonado señaló que el aumento de las exportaciones es dramático. “Se requiere una garantía para aprovisionar al sector”, explicó el empresario quien dijo que pese a este panorama las ventas de la compañía están creciendo al 18%.

En el caso de México, Fernando Márquez Ponce, presidente de Sapica (una de las exposiciones de calzado y cuero más grandes de Latinoamérica), sostiene que el problema de abastecimiento no es tan significativo como en Colombia, ya que ese país (octavo en el mundo en producción de calzado) tiene cerca de 700 curtiembres que atienden, junto a países como Estados Unidos, una demanda anual de 11 millones de pieles. “México no es un exportador de piel. Vendemos ganado, pero en pie, a Estados Unidos. China es el consumidor de cuero más importante”.

Sin embargo, señala que en esa nación —en la que el 70% de la producción de zapatos se concentra en el estado de Guanajuato—, también existe una problemática que se comparte con Colombia: el contrabando de zapatos provenientes de Asia.

Con la escasez de cuero de por medio, y con el contrabando de zapatos vigente, Flórez manifestó que las compras de calzado en el país entre enero y mayo de este año sumaron los $1,48 billones, monto mayor en un 13% al visto en el mismo período de 2013. No obstante, entre el primer y el quinto mes de 2014, las adquisiciones de marroquinería hechas por los colombianos totalizaron $123.000 millones.

[email protected]
@hector_sandoval

Temas relacionados