Una mirada hacia el Teletrabajo

Se considera una modalidad que permite que el uso de la tecnología incremente la eficiencia.

/123rf

En su momento alegó que no podía continuar asistiendo a sus clases universitarias debido a las quimioterapias a las que debe someterse en Bucaramanga.

El revuelo causado en redes sociales como twitter y facebook surgió efecto. Hoy, Camila continúa su proceso académico a distancia, en colaboración con la Universidad Externado. La reflexión de este caso conduce a asumir que las dinámicas del internet y las plataformas online sí pueden solucionar inconvenientes o imposibilidades como los que padecía Camila. Esta opción se denomina Teletrabajo y tiene como base el uso de las TIC para cumplir con metas o jornadas laborales.

En Colombia el tema es nuevo pero mundialmente es un asunto de vieja data. De hecho, el primer tele-trabajador de la historia fue el presidente de un banco en Boston en 1877. Las órdenes que recibía las hacía a través de la línea telefónica que conectaba su casa con la oficina de la entidad financiera. Un siglo después, en 1970, aún sin suficiente desarrollo tecnológico, se crearon sucursales cercanas a los empleados y este hecho aumentó la productividad laboral.

Hace 20 años la presencia del correo electrónico, las video-conferencias y demás herramientas que nacieron junto con el internet han venido demostrando que en el mundo del hombre moderno, la inmediatez es lo primero y que todo puede estar al alcance de la mano.
Demasiado nuevo

En un artículo para la revista Dinero, Jorge Silva, gerente general de Microsoft para Colombia, aportó una definición adecuada del teletrabajo: “El Teletrabajo se refiere a trabajo que se organiza de manera diferente, con ventajas para las organizaciones como la reducción de costos, retención de empleados valiosos que necesitan flexibilidad y uso eficiente de los espacios, además de lograr menor tránsito y menor contaminación ambiental”.

A pesar de los beneficios que brindan las nuevas tecnologías, la inclusión del teletrabajo como modalidad laboral ha tenido una evolución lenta en algunos países. Un estudio realizado por la consultora estadounidense IDC, dedicada a la tecnología y telecomunicaciones, muestra los índices porcentuales en los cuales las empresas motivan políticas que se asocien al teletrabajo. España tiene el menor puntaje con apenas el 13,2% a comparación de Alemania y Francia que cuentan con el 30% y finalmente Reino Unido con el 95%.
En el caso puntual de Latinoamérica, Argentina se consolida hasta el momento como el país líder en el teletrabajo. Al menos el 10% de sus empresas cuentan con políticas de ésta índole. Esto representa datos y ganancias positivas.

Algunos podrán pensar que el teletrabajo es simplemente una moda o una secuela del auge tecnológico, pero ya existen reglamentaciones internacionales al respecto, al fin y al cabo un tele-trabajador tiene los mismos derechos y deberes que un empleado común y corriente. Existen hoy en Colombia tres tipos de teletrabajo que se adaptan a las necesidades de las empresas y los usuarios definidos por el programa “Vive Digital” del Ministerio de las TIC:
El teletrabajo autónomo, que hace referencia a los trabajadores independientes que a través de las TIC realizan sus actividades desde el lugar que deseen. El teletrabajo suplementario, con trabajadores que cuentan con contrato laboral y alternan sus tareas de manera programada en la oficina y fuera de ella; y teletrabajo móvil, con trabajadores que utilizan los dispositivos móviles para realizar sus tareas de oficina.
"No todo el mundo es apto y capacitado para este esquema. Por eso elegimos personas muy responsables, de alto desempeño y experiencia en su cargo que no requerían un mayor acompañamiento y con un ambiente familiar estable y tranquilo", afirmó Ferreira Londoño, director general de Une EPM.


El caso colombiano

Un estudio realizado por la Cámara de Comercio de Bogotá indicó que en los últimos siete años el tiempo de transporte de los capitalinos ha aumentado en un 39%, Es decir, el promedio de un recorrido de 48 minutos ahora dura alrededor de 67 minutos. El gasto de transporte público representa un 12% del ingreso que tiene en promedio cada habitante.

En Colombia, el Ministerio de Trabajo se ha encargado de promover y gestar la reglamentación del Teletrabajo, con el fin de posicionarlo como forma de generación de empleo y autoempleo. Existen derechos, deberes y garantías del tele-trabajador, a partir de la ley 1221 de 2008. Esta norma reconoce los mismos beneficios y obligaciones que cualquier tipo de actividad laboral legal.

Enrique Alvarado, comunicador social de la Universidad Javeriana y director del grupo internet en la Universidad Sergio Arboleda, es uno de los muchos colombianos que le apostaron a la dinámica del teletrabajo. Sus tareas como Consultor de los programas Expopyme y Zeiky de Proexport y además webmaster de Acofade, Red Sociojurídica, entre otros, le permiten trabajar desde cualquier lugar y horario siempre y cuando las entregas se realicen a tiempo.

“Me demoro diez minutos de la Universidad a mi casa, y desde ahí puedo organizar mi tiempo como lo desee, digamos, descansar una hora al medio día y luego empezar a trabajar. Es una cuestión que requiere de mucha organización y responsabilidad”, afirmó Alvarado.

Es claro que no todo empleo puede volcarse al teletrabajo, pero sí se considera como una modalidad que permite que el uso de la tecnología incremente la eficiencia de los empleos en la medida de sus necesidades. Se busca que la población más beneficiada sean madres o padres cabeza de familia, mujeres en estado de gestación o que acaben de salir de él, discapacitados o personas que tengan algún impedimento físico para realizar sus actividades laborales.
“Del mismo modo, para llevar una buena relación laboral a distancia, es necesario haber establecido una relación de confianza con las personas de la oficina, pues de lo contrario será muy difícil tener buenos resultados en la experiencia”, aclaró Ana Araos del Centro de Trayectoria Profesional CTP de la Universidad de los Andes.

Temas relacionados