Una vuelta al Caribe con US$500 millones

Claro inauguró su cable submarino de fibra óptica, que aumentará 50 veces la capacidad de conexión digital del país.

El cuarto de baterías permite 48 horas de energía de emergencia.

En el corregimiento de Salgar, municipio de Puerto Colombia, Atlántico, entró en operación el cable submarino de fibra óptica AMX-1, desplegado por la compañía Claro, el octavo que entra por el Caribe y el noveno que tiene el país. La empresa de Carlos Slim invirtió US$500 millones en esta infraestructura, de 17.500 kilómetros de longitud, que pasa por siete países: Colombia, República Dominicana, Puerto Rico, Brasil, Estados Unidos, México y Guatemala.

Según Juan Carlos Archila, presidente de Claro Colombia, la red, que empieza en Barranquilla, da la vuelta por el Atlántico y termina en Cartagena, puede soportar 846 millones de llamadas a la vez y bajar 2,2 millones de canciones en un segundo. La operación del cable, que fue desplegado en barco a una profundidad de hasta seis kilómetros, permitirá reducir los costos de roaming internacional. “Nos permite eliminar muchos de los ‘peajes’ (que se pagan para telecomunicaciones internacionales) y esperamos con el tiempo ir mejorando las tarifas para los usuarios”, dijo.

El ministro de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, Diego Molano, explicó que este cable se conecta a la red de fibra óptica que hoy cubre 96% de los municipios en el país. “Así se vaya la luz frecuentemente (la red) funciona perfectamente”, dijo Molano. La estación en Salgar tiene plantas que ante fallas de suministro de energía, frecuentes en la Costa, pueden funcionar hasta por siete días, además cuenta con baterías adicionales que pueden soportar 48 horas adicionales.

“Colombia en este momento, después de Brasil, es el segundo país mejor conectado de América Latina desde el punto de vista de entradas y salidas de fibra óptica”, explicó Samuel Yohai, director ejecutivo de la Cámara Colombiana de Informática y Telecomunicaciones. “Ante cualquier falla tiene una gran variedad de redes aterrizando en diferentes fronteras. Nos protege de quedar incomunicados y que nuestros datos que están continuamente entrando y saliendo a la velocidad de la luz literalmente estén mejor resguardados”, agregó.

El AMX-1 se suma a los cable Arcos, Panam, CFX, Globenet, Maya, SAM, PCCS, por el Caribe, y el SAC-LAN, que entrará en operación este año por el Pacífico.