Une, a la espera de una fusión estratégica

Las voces en contra inclinaban el debate sobre su integración con Tigo. Analistas consideran que, de aprobarse, revolucionaría el sector.

El debate de la fusión entre Une y Tigo se extendió en el Concejo hasta el final de la tarde.  / Luis Benavides
El debate de la fusión entre Une y Tigo se extendió en el Concejo hasta el final de la tarde. / Luis Benavides

Desde muy temprano, la sede del Concejo de Medellín comenzó a llenarse ayer de pancartas. Los mensajes en defensa del patrimonio de la ciudad y acusando de despilfarradores a los directivos de las Empresas Públicas de Medellín (EPM) y Une, su filial de telecomunicaciones, eran el mejor indicador del resultado que tendría el debate central en la agenda: la eventual fusión de la última con Tigo, administrada por la multinacional luxemburguesa Milicom.

 

Aunque la votación estaba planeada para las 2 de la tarde, las intervenciones anteriores hicieron que se reprogramara. En especial, los múltiples argumentos presentados por los cabildantes denigrando de una operación que la ciudad ya había vivido (Miliconse hizo con Ola, operador conformado por EPM y ETB, en 2007, transformándola en Tigo y quedándose con el 50% de la propiedad accionaria).

“En 2007, Ola estaba valorada en $1,9 billones y se dijo que con la operación de Milicon pasaría a $2,1 billones en 2009. Pero hoy el valor de Tigo es de $700.000 millones. Además, aún le debe a Une más de $250.000 millones de esa transacción ”, aseguró el concejal Luis Bernardo Vélez, de la Alianza Social Independiente.

Aquel fue el resultado de dos meses intensos de debate en el Concejo, inspirado por el Acuerdo 106 de 2013 y motivado por unos resultados financieros poco motivantes, en los que la divisiónde movilidad (voz y datos para dispositivos móviles) arrojó pérdidas por $81.284 millones, lo que no impidió que registrara ingresos operacionales de $1,8 billones, un aumento de 8,1% frente al ejercicio anterior.

Los números en rojo motivaron a los directivos de ambas empresas a sopesar una eventual fusión de operaciones. “Se debieron, principalmente, a correcciones en sus prácticas contables, porque la compañía calculaba sus depreciaciones de equipos a un período de tiempo muy amplio, ocasionando que sus tarifas fueran menores en relación con los costos reales”, explica un consultor que pidió la reserva de su nombre. Por su parte, la calificadora BRC Investor Services publicó en enero un informe en el que señala que las ganancias cosechadas en el segmento hasta ahora apenas alcanzan el 26,8% de los $56.511 millones que se propuso como meta un año atrás.

Aun así, Une sigue siendo un jugador estratégico en el sector de las telecomunicaciones. Además de uno de los principales operadores de internet fijo y televisión por suscripción, es el único en ofrecer en el mercado la tecnología LTE (también conocida como 4G), la punta de lanza del Gobierno para duplicar la conectividad en el país.

Una eventual fusión con Tigo la potenciaría aún más en esa posición. “Sería el segundo competidor más importante en el sector de las telecomunicaciones e impactaría el mercado con la integración de servicios empaquetados (internet de alta velocidad, telefonía móvil y fija más televisión paga en una misma cuenta).

Une tiene un largo historial en innovación (fue el primero en prestar el servicio de televisión por internet), que se ajustaría muy bien a la fortaleza en movilidad de Tigo”, dice Gina Sánchez, analista de la consultora Frost & Sullivan. En el mediano plazo, uno de los aspectos más preocupantes es la calificación de la deuda. Tan pronto se conoció, en enero pasado, que EPM y Milicom firmaron un memorando de entendimiento para una eventual fusión de operaciones entre Une y Tigo, la calificadora Fitch Ratings puso en observación con tendencia negativa el perfil de deuda de la firma antioqueña.

“Su calificación está muy ligada a la de EPM, su empresa matriz. Por su parte, la de Milicom a nivel internacional, BB+, es inferior; eso incide en que, al completarse una integración, tenga que revisarse el perfil”, explica Natalia O’Byrne, directora de Fitch Ratings Colombia.

Al cierre de esta edición, los concejales medellinenses seguían discutiendo la conveniencia de la fusión entre ambas empresas. Sus argumentos se inclinaban más hacia el rechazo a la proposición, por considerar que Une tendría un riesgo más alto de salir perjudicada con la operación. La agenda aún consigna el 26 de mayo como la fecha de la segunda votación y de la decisión final.

[email protected]

 

 

Temas relacionados