"Vamos por el trabajador aguerrido"

El presidente de Uff!, Santiago Aldana, asegura que tener internet en el teléfono es sinónimo de desarrollo. Por eso buscan moverse en la base de los consumidores, donde está la gran oportunidad para desarrollar el mercado.

Santiago Aldana, presidente del operador virtual de telefonía Uff! / Cristian Garavito

Uff! cumplió cuatro años en el mercado colombiano y poco a poco les ha venido quitando mercado a los grandes del negocio de las telecomunicaciones. Por eso, ahora que Une anunció su fusión con Millicom, que Avantel se metió de lleno a la cuarta generación y que Claro y Movistar hicieron su primer corte de cuentas después de poner en servicio el 4G, este operador virtual asegura que hay que apostar por la clase trabajadora para que entre en el consumo de datos, pues allí está el motor de desarrollo de las sociedades modernas.

Santiago Aldana, presidente de Uff!, cuenta además qué sucedió después de que Bancolombia, el banco más grande del país, sacara la chequera del bolsillo y se quedara con el 70% de la compañía que lidera, donde básicamente se resume todo en bancarización. Inclupara los que tienen un teléfono pero no pagan un plan de internet.

¿Qué es un operador virtual?

Que nosotros no licitamos por espectro, no tenemos espectro, andamos en la red de Tigo.

¿Cuál es la participación de mercado de Uff! en Colombia?

Unos 420.000 clientes, cerca del 1% del total.

¿Qué representan en llamadas internacionales?

Llegamos a tener el 10% de la larga distancia de los operadores fijos.

¿Quiénes son los clientes de Uff!?

Trabajadores aguerridos, personas que quieren tener las mejores oportunidades por medio de las telecomunicaciones. Por eso tenemos estrategias como los megasegundos, que cuando no se usan todos en el mes, se le cargan al siguiente período de uso. Tenemos megainternet, que está creciendo de manera rápida porque en el año corrido alcanzamos un 35% gracias a la velocidad.

Las inversiones en 4G de todos los que están en el negocio son millonarias. ¿Y ustedes?

Nosotros usamos la red de Tigo, que es muy moderna en datos. Hace tres años, la mejor velocidad en el mercado era un mega. La subimos a dos megas, luego a cuatro megas y fue la primera vez que se habló de 4G, que realmente era 3,75. Hoy estamos en HSPA+. No tenemos todavía 4G, pero es que eso depende del usuario. Es la moda, ¿Quién paga por 4G? Nosotros tenemos 8 megas, con eso puede ver un partido sin que se caiga o estudiar su curso de inglés sin problemas. Yo tomo cursos de capacitación en mi teléfono y anda perfecto. En su momento lo tendremos, pero lo que ofrecemos son velocidades increíbles.

¿Cuántos de sus usuarios usan internet?

El 30%, que es una cifra alta. Y todo eso en prepago demuestra que se puede llevar internet a los trabajadores. Tenemos planes que son mensuales, quincenales o semanales. La gente no queda amarrada con un contrato.

Antes del 1º de julio, cuando cambió la legislación para las cláusulas de permanencia, ¿vendían teléfonos?

Hemos vendido teléfonos, pero lo que buscamos es que la gente traiga el suyo. Nosotros fuimos los primeros defensores de que no existiera la cláusula de permanencia, porque es muy complejo para el cliente decirle que le cobro muy barato el teléfono pero le subo al servicio. Lo que es muy positivo ahora es que se separa el servicio del teléfono. Al cliente no hay que amarrarlo. Nunca hemos tenido cláusula. La gente está entendiendo todo esto y hay que esperar tiempo para que se note el resultado de esa eliminación.

¿Cuál es su estrategia para ganar más clientes?

Nosotros vendemos sim cards y en vez de ofrecerle los mejores planes a los clientes nuevos, les ofrecemos lo mejor a todos los que tenemos. Lo que pasó ahorita fue que si la gente quiere pagar por segundos, le dimos a todos nuestros clientes el cobro por segundos. La gente compra una sim card que puede usarla en llamadas o internet de hasta 8 megas. Cada vez que se recarga puedes comprar paquetes de voz o de datos.

¿Cómo van a cerrar este año?

Por encima de dos dígitos en crecimiento, el 10% por lo menos, vamos a casi quintuplicar la rentabilidad frente al año pasado.

¿Qué pasó después del negocio con Bancolombia?

Eso fue hace dos años y hemos desarrollado temas como el de dar en prepago toda la posibilidad de bancarizar. Hemos permitido acceder a la app del banco y hacer todas las transacciones y consultas sin tener datos. Hemos estado en comités internos de innovación como activo valioso para vincular dos sectores que tienen muchos temas en común.

¿Cuánto tiene Bancolombia de Uff!?

Un 70%. El resto es de dos grupo: la familia Ardila y el grupo gestor de la empresa.