Venta de Isagen implica riesgos para mercado eléctrico y tarifas: Contraloría General

El valor de la venta de Isagen puede generar recursos de entre 4,7 billones y 9,3 billones de pesos, dice la entidad de control de las finanzas públicas.

La venta de Isagen puede generar hasta $9,7 billones.tomada web de Isagen

La venta de Isagen, que le puede generar a la Nación recursos de entre 4,7 billones y 9,3 billones de pesos, es una de las pocas alternativas que tiene el Estado para financiar los proyectos de las nuevas concesiones viales de cuarta generación, pero supone riesgos, señaló advirtió la contraloría General de la República en un comunicado de prensa.

La venta puede provocar una baja en los ingresos del país y llevar a recortes presupuestales en los próximos años en algunos sectores, afectaría el mercado de energía eléctrica y la estructura tarifaria, sin contar con que se pasa a depender en ese sector estratégico de las actuaciones de privados. Adicionalmente, podría significar el cambio de un activo productivo por otro cuya rentabilidad es difícil de cuantificar, dice la entidad de control de las finanzas públicas.

Si el proceso licitatorio iniciado para vender la participación accionaria en Isagen termina satisfactoriamente, habría que minimizar los riesgos que esa decisión supone, fortaleciendo la regulación y el control a fin de asegurar la expansión del sistema eléctrico nacional y evitar una posible afectación de la estructura tarifaria que le restaría al país competitividad en comparación con los países de América Latina.

“Se ha expuesto que los recursos provenientes de esta venta serán invertidos en la construcción de las carreteras de cuarta generación, sin existir certeza aún de los recursos para los cierres financieros de la segunda y tercera ola de concesiones, lo cual genera una gran incertidumbre sobre la destinación de los recursos estimados como producto de la venta y que serían otorgados a los inversionistas con unas condiciones de crédito flexible. Por ello se debe garantizar la realización y cumplimiento de los proyectos de 4G”, reitera el informe.

Sostiene también que los impactos fiscales del programa de construcción de cuarta generación de concesiones viales son de difícil cuantificación y además no se manifestarán de manera inmediata, como si es inmediato el efecto de que la Nación deje de percibir dividendos de la empresa.

Recuerda el informe de prensa que los ingresos operacionales de Isagen crecieron 59% entre 2010 y 2014, permitiéndole generar utilidades de 443 mil millones de pesos en promedio durante este período, de las cuales el 57,66% corresponden a la Nación.

Las cifras financieras unidas a lo significativo de la participación de la empresa en la expansión de la capacidad instalada de energía eléctrica en los últimos años, ponen de presente que Isagen es una empresa estratégica para el mercado energético nacional, que ayuda al Estado en la provisión de este servicio público, garantizando la cobertura nacional, el control de mercado e incluso incidir en la oferta nacional, destaca también.

Estimaciones realizadas por la Contraloría, el valor de la venta de Isagen puede generar recursos de entre 4,7 billones y 9,3 billones de pesos, teniendo en cuenta factores como el comportamiento de los dividendos y su proyección futura ante la entrada en funcionamiento de nuevos proyectos como Hidrosogamoso, así como el atractivo para el futuro inversionista de tener el control de la empresa.

La contraloría considera que la opción para que Isagen no se venda y al mismo tiempo se logre financiar la construcción de las obras de cuarta generación de concesiones viales, sería un mayor endeudamiento de la Nación, bien en el mercado interno o en los mercados internacionales, pudiéndose garantizar su pago con los futuros dividendos de la empresa.

Considera el estudio que utilizar el mercado nacional de capitales implicaría desplazar recursos que de otra manera estarían destinados al financiamiento de actividades privadas. Por lo tanto, deberá acudirse al endeudamiento internacional lo cual tendría impacto sobre el costo de la deuda total colombiana en el exterior y sobre el cumplimento la regla fiscal que limita la magnitud del endeudamiento de la Nación.  El Gobierno no tendría capacidad para contratar mayor deuda con el objetivo de financiar las vías de 4G.

Puntos a favor y en contra de la venta de ISAGEN

A favor:

El control regulatorio del mercado eléctrico está en poder del Estado por lo cual la oferta y los precios de energía pueden ser regulados por la Comisión de Regulación independientemente de la naturaleza jurídica de la empresa.

Invertir en infraestructura vial de 4G promueve el desarrollo económico y social del país, vía crecimiento del PIB, generación de empleo, reducción de costos y tiempos de viaje, además de tener efectos positivos sobre la oferta de bienes, la inflación, y los índices de competitividad nacional.

Las condiciones económicas del mercado favorecen el precio de la venta. Las condiciones financieras y productivas de Isagen la hacen atractiva en el mercado energético y permitirá que la subasta determine un precio de venta superior a la base propuesta por el gobierno.

En contra:

Si bien es cierto el control regulatorio lo tiene el Estado, también es cierto que hoy la empresa tiene poder de mercado, que por su capacidad en la producción eléctrica es de importancia estratégica, en un mercado oligopólico donde participan las empresas. En este escenario deben plantearse los riesgos que supone para el Estado la venta de la participación accionaria en Isagen pues limita el control natural que tiene hoy el Estado en el mercado nacional de energía eléctrica.

Se pasa a depender de las acciones de los privados para expandir la oferta energética. Las empresas estatales han mostrado ser el principal instrumento con que ha contado el país para garantizar una oferta energética eficiente y confiable, fundado en inversiones para el desarrollo de la capacidad instalada que se requiere con miras a suplir las necesidades que presenta la demanda nacional de energía eléctrica.

En Colombia las empresas con participación estatal son, mayoritariamente, las emprendedoras de los grandes proyectos, presentando un importante nivel de cumplimiento en su construcción. Un caso reciente es EPM, que aun cuando suspendió temporalmente la construcción del proyecto Porce IV, en este momento se encuentra adelantando el proyecto Hidroituango.

La venta de Isagen, genera presiones sobre las finanzas públicas, pues la Nación dejará de recibir anualmente el monto de los dividendos para la financiación del gasto público, por lo cual la venta en las actuales condiciones de los ingresos de la Nación llevaría al Gobierno, en los próximos años a hacer recortes presupuestales en otros sectores diferentes al de infraestructura vial.

Temas relacionados

 

últimas noticias