La vida a través de un satélite

Además de los tradicionales sistemas de posicionamiento, en el país se desarrolla software para regular distintos procesos empresariales.

En 1994, entre las constantes noticias de masacres, sicariato y narcotráfico, los colombianos soportaban un crimen silencioso, pero no por eso menos dramático: el hurto de vehículos, que ese año perjudicó a 21.804 personas.

Pero mientras la Policía registraba el asalto a mano armada y el halado como las modalidades más empleadas por los criminales, en Medellín nacía Satrack, una empresa que buscaba combatir este delito por medio de la tecnología satelital.

Arrancaron con un dispositivo electrónico que permitía ubicar el vehículo en cualquier punto de la ciudad y, a medida que el mercado se fue especializando, se enfocaron en crear una plataforma que les permitiera a las empresas de transporte controlar su kilometraje mensual, el consumo de gasolina y el volumen de productos transportados.

Y en esa constante evolución llegó Finder, el primer GPS (Global Positioning System) desarrollado en Colombia. “El gran diferenciador es nuestro departamento cartográfico. Tenemos 20 personas dedicadas al diseño de mapas y la verificación de datos en cada lugar”, comenta Mariana Noreña, coordinadora de marca de Satrack, sobre el dispositivo que, desde su salida al mercado en 2008, ha logrado vender más de 11.000 unidades.

Pero esta compañía, que actualmente le provee equipos a Toyota, Hyundai, Nissan, Sofasa, entre otras, no es la única en el mercado colombiano que emplea la tecnología satelital para ayudar a sus clientes.

General Motors, ensamblador de Chevrolet en el país, ofrece a través de su programa Chevystar servicios como asistencia mecánica y de salud en carretera, soporte técnico a través del celular y guía a través de carretera con el toque de un botón situado en el espejo retrovisor.

Incluso, en el mercado se encuentran aplicaciones que, a través de la generación de mapas, le permite a una empresa de servicios públicos o de comunicaciones identificar las zonas de una ciudad en donde la competencia se ha posicionado, en dónde está suspendido el servicio y el proceso de pago barrio por barrio.

Se trata de SmartFlex, desarrollado por la firma estadounidense Open Systems, que busca con su comercialización (a través de contratos) superar la tasa de 79% que obtuvo en el país durante 2010. Su competencia es Rutakontrol, de la colombiana Servinformación, que busca ampliar estos servicios a compañías de ventas.