En Vietnam están guardando el café

El aumento en el precio del grano en el mercado internacional tiene a los cultivadores asiáticos almacenando la mayor cantidad del producto en los últimos cinco años. Esperan que esa buena pasada se prolongue 16 meses.

Los inventarios no vendidos totalizaron 440.000 toneladas, según la encuesta realizada por Bloomberg. / Bloomberg

 

Los caficultores de café en Vietnam se fijaron una estrategia con la que pretenden sacarle el mayor provecho a la buena pasada que en materia de precios está arrojando el mercado global.

Los agricultores almacenaron el 28% de la cosecha en el mayor productor mundial de robusta a finales del mes pasado, según la mediana de ocho estimaciones de corredores compiladas por Bloomberg. Los inventarios no vendidos totalizaron 440.000 toneladas, según la encuesta. Eso se compara con 250.000 toneladas, o el 15% de la cosecha, que se retuvo para esta fecha en la temporada anterior.

Los futuros en Londres el mes pasado sufrieron su mayor aumento desde febrero 2014, mientras que los granos en Dak Lak, la principal región de cultivo de Vietman, alcanzaron el nivel más alto en dos meses. Si bien eso está incentivando a los agricultores a conservar suministros a la espera de precios más altos, el aumento de las existencias podría bajar los precios cuando la próxima cosecha se inicie en el mes de octubre, según Anh Minh Co., el mayor exportador privado del país por volumen.

“Quiero esperar mejores precios”, dijo Tran Thanh Nga, un agricultor de 32 años de edad que no ha vendido ningún grano de sus cuatro toneladas de existencias. “Los precios subieron a finales de junio, pero no fueron lo suficientemente altos para mí”.

El robusta cotizaba en ICE Futures Europe a $1.735 la tonelada el día martes. Los precios subieron 9,3% en junio. En Vietnam, los granos cotizaban a 36.800 dong (US$1,69) por kilogramo el 10 de julio después de subir a 39.000 dong el 25 de junio, el máximo nivel desde el 24 de abril, según los datos del Centro de Turismo y Comercio de Dak Lak.

Los precios locales tienen que ser por lo menos de 40.000 dong para fomentar la venta, de acuerdo con Nga. Los envíos desde Vietnam cayeron un 36% en el primer semestre de este año, a 690.000 toneladas, el nivel más bajo desde 2010, según la Oficina de Estadísticas.

“Los aumentos de precios indujeron algunas ventas”, dijo Phan Hung Anh, director adjunto de Anh Minh Co. con sede en Dak Lak. “La cantidad fue limitada y las existencias de los agricultores siguen siendo muy altas”, dijo por teléfono el 6 de julio.

Después de un mes de mayo más seco de lo habitual, el clima ha comenzado a mejorar, aumentando las perspectivas de la próxima cosecha. El inicio de la cosecha de octubre totalizará 1,72 millones de toneladas, en comparación con la cosecha anterior de 1,56 millones de toneladas, dado que la lluvia vuelve a los niveles normales, a pesar de un fortalecimiento de El Niño. Eso igualaría la producción récord de 2013-2014.

Aunque las precipitaciones en Dak Lak en junio fueron un 17% menores respecto del año pasado, están un 4% por encima de la media, muestran los datos del gobierno. Se pronostica que las precipitaciones y las temperaturas en julio en el Altiplano Central estarán cerca de la media en años anteriores, dijo el 1° de julio en su sitio web el Centro Nacional de Pronósticos Hidrometeorológicos. El agua es crucial para ayudar a que los árboles absorban el fertilizante mientras la fruta se desarrolla.

“El acaparamiento del café es como una espada de doble filo”, dijo Anh. “Por un lado, los precios pueden mejorar. Por otro, los compradores pueden cambiar a los suministros en otros lugares y una vez que lo han hecho puede resultarles difícil cambiar de nuevo a Vietnam”.

Temas relacionados