Visa de colombianos para Europa: 'No hay que cantar victoria'

Habla Rodrigo Rivera, embajador de Colombia ante la Unión Europea.

Rodrigo Rivera, embajador de Colombia ante la Unión Europea. / Archivo

El pleno del Parlamento Europeo dio su apoyo a un informe sobre política exterior presentado por la responsable de dicha área del bloque regional, Catherine Ashton, en el que, entre otros puntos, se pide la supresión de visas para el territorio Schengen a los ciudadanos colombianos y peruanos.

El informe no tiene carácter vinculante, pero se suma a la posición fijada por la Comisión de Libertades del Parlamento, que esta semana aprobó un documento que contempla dicha exoneración y que —esta vez sí con carácter vinculante— podrá ser sometido a negociaciones con el Consejo Europeo y el Parlamento. Es en este escenario donde, de acuerdo con el embajador de Colombia ante la Unión Europea, Rodrigo Rivera, se definirá la aprobación o la negación de la propuesta, lo cual ocurrirá, según sus cálculos, a lo largo del próximo año.

¿Qué significado tiene este último apoyo del Parlamento Europeo (PE)?

Es una expresión de voluntad política, valiosa por proceder del PE en pleno, y que se suma a la decisión de la Comisión del Libertades, que decidió incluir a Colombia y a Perú en el dossier con la lista de los países candidatos a ser eximidos de visa.

¿Qué paso sigue en el procedimiento?

Viene un proceso de negociación entre el Parlamento, de un lado, y el Consejo, del otro, donde están todos los estados miembros. Los dos tienen el poder de codecisión, el poder colegislador dentro de la Unión Europea, y en ese diálogo también interviene la Comisión Europea. Por eso el diálogo se llama trílogo y de él debe surgir un acuerdo que se llevará a refrendación final al Parlamento en pleno.

¿Cómo es esa votación final? ¿El acuerdo se aprobaría por mayoría o por el aval de cada unos de los 28 estados miembros?

Depende de la posición de la Comisión. Si la Comisión resuelve apoyar la decisión que ha toma el Parlamento, entonces se referirá en el Consejo a una mayoría de votos de estados miembros para darle luz verde. Si la Comisión no apoya esta iniciativa, se requerirá la unanimidad de los miembros para poder avanzar. Estamos trabajando en los dos frentes. Los presidentes Santos y Humala (de Perú) han conversado con el presidente José Manuel Barroso de la Comisión Europea, y él ha respondido de buena manera a esa solicitud. Creemos que después de los avances de esta semana el ambiente en la Comisión y el Consejo será favorable.

¿Qué tan viable sería la unanimidad de todos los países miembros frente al tema? ¿Es indicado generar expectativas al respecto?

No hay que cantar victoria antes de tiempo. Hay que ser respetuosos del procedimiento interno complejo que existe en la Unión Europea. Tampoco hay que subestimar el paso político que ya se dio, que es trascendental. Hace apenas una o dos semanas, los entendidos en esta materia aquí en Bruselas creían que era prácticamente imposible, pero gracias a la información entregada por Perú y Colombia y a la decisión de los ponentes, la opción pudo ser votada y aprobada de forma abrumadora. Fue un paso gigantesco hacia adelante, necesario, pero no suficiente. Hay que seguir trabajando, y países como España, Portugal, Polonia y Francia ya están ayudando en la materia para seguir avanzando.