Visto bueno al Pipe

Según Moody’s, Bancolombia y Bbva serán los bancos que más se beneficiarán con la caída en las tasas para el crédito hipotecario.

Según las calificadoras internacionales, la economía colombiana se beneficiará con las 33 medidas del Plan de Impulso a la Productividad y el Empleo./ Archivo
Según las calificadoras internacionales, la economía colombiana se beneficiará con las 33 medidas del Plan de Impulso a la Productividad y el Empleo./ Archivo

La calificadora de riesgo Moody’s presentó un concepto favorable sobre el Plan de Impulso a la Productividad y el Empleo (Pipe), en el cual destacó las bondades del programa para reactivar sectores rezagados dentro de la economía local.

Lo anterior como consecuencia de la reunión que el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, sostuvo con representantes de Moody´s, Fitch Ratings y Standard & Poor’s, donde presentó el plan en medio de la iniciativa por “agilizar la mejora en la calificación de riesgo del país”, según palabras del jefe de esta cartera.

Acto seguido, Moody’s emitió un texto donde destacó los efectos que el proyecto traerá sobre los bancos gracias a hipotecas y préstamos corporativos que aumentarán en los próximos dos años para la adquisición de segunda vivienda y otros proyectos: “Bbva y Bancolombia serán los principales beneficiados del plan de impulso, debido a la demanda de hipotecas con las bonificaciones de intereses para las residencias de clase media”.

Dado que el proyecto fue bien recibido a nivel internacional, se indagó sobre su impacto en los títulos de deuda pública, TES, y el dólar en Colombia a partir de los anuncios del pasado 15 de abril.

En el primero de los casos, los papeles de renta fija “no han tenido valorizaciones marcadas, aunque su comportamiento ha sido favorable, ya que se apaciguaron los rumores sobre una posible adición presupuestal, que requeriría financiamiento adicional al establecido a comienzos de año”, explicó Diana Güiza, analista de Corredores Asociados.

En cuanto al dólar, su comportamiento ha sido volátil, alcanzando precios máximos del año cercanos a los $1.850 gracias a las medidas cambiarias. Pero esto no convence a todos los analistas: “El peso se ha depreciado 1,13 % a la vez que en otros países, como Perú, Brasil y Chile, se registra el mismo fenómeno en niveles similares, sin necesidad de reformas”, destacó Daniel Escobar, de Global Securities.

últimas noticias