“Vivimos retados todo el tiempo”: Carlos Ignacio Gallego

Carlos Ignacio Gallego, el líder que dirige el Grupo Nutresa, principal conglomerado de alimentos del país, estará en el 4.° Congreso Internacional de Libre Competencia Económica, en Barranquilla.

 Carlos Ignacio Gallego, presidente del Grupo Nutresa. / Cortesía  Revista Semana
Carlos Ignacio Gallego, presidente del Grupo Nutresa. / Cortesía Revista Semana

 El panel en el que participará trata el tema de competencia y desarrollo como pilares para crear empresas que perduren en el tiempo. Desde su experiencia, habla de la competencia como un motor de desarrollo no sólo para las organizaciones, sino también para el país.

¿Cuál es la importancia del tema en la organización?

En Grupo Nutresa consideramos que la libre competencia es necesaria porque nos invita a estar siempre inconformes y a preocuparnos por tratar de conocer mejor a los consumidores y satisfacer sus necesidades. La competencia es una pugna que se da entre todos los jugadores del mercado y nos reta a dar lo mejor de nosotros para optimizar procesos, ser más productivos, construir marcas más fuertes y evitar caer en una posición cómoda que baje la calidad de lo que somos. La competencia es natural, es sana y beneficia al consumidor y a las empresas. Y en nuestro caso es determinante; nuestros productos se distribuyen en 71 países. Esto hace que estemos expuestos a competidores de todo el mundo. Cuando uno se compara con ellos y ellos nos retan hacen que desarrollemos más habilidades, capacidades y vivimos eso como parte del desarrollo de los negocios.

¿A qué los obliga la libre competencia?

A ser más innovadores, a tener la mejor gente, que proponga, que innove. Nos reta a tener redes de distribución que pongan los productos donde el consumidor los necesita y que estén al alcance de las posibilidades económicas de todos. Esa libre competencia nos hace vivir retados todo el tiempo. A la hora de la verdad, esa exigencia se traslada a toda la cadena de valor y nosotros necesitamos que nuestros proveedores también estén retados para dar lo mejor de ellos. Esto permite volvernos mejores empresarios, mejores industriales, buscar la excelencia.

¿Por qué no incurrir en prácticas que violen la libre competencia?

Nuestro objetivo como organización es perdurar en el tiempo de manera exitosa. No vale la pena arriesgarse por un resultado de corto plazo y sí perder la permanencia en el tiempo. En el tema de libre competencia, son determinantes los valores y los principios para actuar de forma coherente. Están directamente relacionados con la ética.

Temas relacionados