Volkswagen quiere convertirse en el líder mundial de carros eléctricos

La marca intenta superar el escándalo de los motores diésel trucados y el anuncio de la supresión de 30.000 empleos en todo el mundo.

Foto: Bloomberg News

Volkswagen quiere convertirse en líder mundial de los coches eléctricos antes de 2025, indicó este martes, Herbert Diess, presidente de la marca, que intenta pasar la página del escándalo de los motores diésel trucados.

"En 2025 queremos vender un millón de coches eléctricos al año y también queremos ser líderes globales en el mercado de la electromovilidad", dijo Diess en la presentación de los planes de futuro de la marca alemana.

La multinacional alemana en días pasados había anunció la supresión de 30.000 empleos en todo el mundo, posiblemente algunos de ellos en América Latina, en el marco de un plan del grupo automovilístico alemán para recuperar su rentabilidad tras el "dieselgate".

"La marca Volkswagen no da suficiente dinero" declaró su presidente Herbert Diess en rueda de prensa en la sede de la empresa en Wolfsburgo (norte), y añadió que el objetivo es reducir 3.700 millones de euros (US$ 3.900 millones) anuales en gastos hasta 2020.

Más de dos terceras partes de las supresiones de empleo (23.000) se llevarán a cabo en Alemania. Fuera de Alemania, las supresiones pueden afectar a Brasil y Argentina, dos mercados actualmente en dificultades. 

"Lo siento mucho por los que se ven afectados, pero la situación (...) nos da apenas un pequeño margen de maniobra" explicó Diess.

El grupo Volkswagen, que emplea a casi 600.000 personas en todo el mundo, controla 12 marcas, entre ellas también Audi, Porsche, Seat o Skoda.

Las supresiones de empleo se producirán mediante jubilaciones anticipadas.

La dirección también indicó que desea crear 9.000 empleos en sus fábricas alemanas, en las que invertirá en "los próximos años" 3.500 millones de euros, en especial para reorientar las actividades hacia la electricidad.

El grupo se vio afectado hace poco más de un año por el llamado "dieselgate".

El escándalo de los motores trucados estalló en septiembre de 2015, cuando el gigante alemán fue acusado de haber utilizado en unos 11 millones de sus vehículos diésel un dispositivo manipulado para presentarlos como menos contaminantes durante los controles.

Temas relacionados