Ya no estamos en la vanguardia internacional eléctrica

Las inversiones proyectadas en el sector de generación superarán los US$10.000 millones.

Luis Alejandro Camargo, presidente de XM. / Cortesía

Luis Alejandro Camargo, gerente de XM, empresa encargada del manejo del sistema eléctrico nacional, considera que Colombia tiene potencial para convertirse en un hub energético. Sin embargo, cree que otros países desarrollados que arrancaron más tarde en este mercado han avanzado más rápido y hoy Colombia no está en la vanguardia internacional.

En el siguiente diálogo, Camargo señala que el país tiene retos para avanzar y consolidarse como líder de la región en el sector, pero la falta de voluntad política de los gobiernos le impide alcanzar esta meta.

¿Colombia podría convertirse en potencia exportadora de energía?
Sí. De hecho, hoy exporta energía gracias a acuerdos internacionales. Hoy le estamos exportando energía a Ecuador, y a Venezuela se le despacha esporádicamente cuando la necesita. Centroamérica es otro gran mercado que está pendiente, pero para ello hay que resolver las dificultades del proyecto de interconexión con Panamá.

¿Cómo se encuentra el mercado de energía de Colombia respecto a otros países de la región?
Tiene una buena ubicación si lo comparamos con países de América Latina. Desde 1995 se creó un mercado competitivo de electricidad que ha venido funcionando con unas reglas que no han cambiado en lo esencial durante 19 años. Sin embargo, se debe tener en cuenta que otros mercados, sobre todo en los países desarrollados que empezaron después del colombiano, han avanzado más rápido y hoy realmente ya no estamos en la vanguardia internacional. Aspectos como participación de la demanda en el mercado, involucrar aparatos inteligentes en el consumo, prácticas de compra de energías modernas, despachos mucho más cambiantes según las condiciones de la oferta y la demanda, entre otros, se han desarrollado en otras partes del mundo y aún no han sido adoptados en Colombia. Creo que en eso nos estamos rezagando.

¿Qué hace falta para que la energía de Colombia pueda llegar a Centro y Norteamérica?
El principal problema de las interconexiones internacionales no es técnico ni financiero, es político. Eso casi nunca es posible porque existen intereses económicos en cada uno de los países y presión política que obstaculiza dichas relaciones. Llevamos diez años de exportaciones e importaciones de energía entre Ecuador y Colombia y el tema político ya no es un problema. Sin embargo, sí lo es con Venezuela, donde sólo se pueden exportar transacciones puntuales. En el caso de Centroamérica, no ha sido posible ponerse de acuerdo para construir el proyecto de interconexión. Si se logra, podríamos pensar en llegar a México en un proyecto de largo plazo. Asimismo no es descabellado pensar en un proyecto de interconexión Colombia-Chile, haciendo acuerdos con Ecuador, que ya los tenemos. Chile es un país con déficit de energía por lo que no es imposible pensar esta iniciativa y ponerla en la agenda.

¿Se puede decir que Colombia es potencia energética en la región?
Desde el punto de vista eléctrico, sí. Es decir, si miramos energía como electricidad. Porque si miramos energía en el contexto amplio, Venezuela pertenece a las grandes ligas mundiales. Colombia ha demostrado capacidad para atender la demanda con confiabilidad y atender buena parte de la demanda de Ecuador y ocasionalmente a Venezuela. Si se hacen los acuerdos, Colombia podría consolidarse como potencia eléctrica en la región.

¿Los proyectos podrían verse comprometidos por ser un año electoral?
No creo. En realidad, el sector se mueve más por una política de Estado que viene desde la reforma de 1994. Ojalá la situación de orden público mejore. Si se da la negociación de paz, vamos a tener un sector eléctrico menos afectado, con mayor confiabilidad y menores costos de producción, lo que beneficia a todos los usuarios. Es decir, la coyuntura política, por el contrario, puede ser muy favorable.

¿En qué podría mejorar el sector eléctrico este año?
Vamos a hacer énfasis en una operación segura y confiable del sistema. Vamos a trabajar con las empresas del sector y con el Consejo Nacional de Operación para tratar de aguantar mientras entran en operación los proyectos de transmisión que están en construcción. El reto será darle viabilidad a la construcción del proyecto de las líneas de transmisión nacional y regional y que continúen los proyectos de generación. Si eso es así, Colombia va a tener, a diferencia de otros países de la región, suficiencia energética, confiabilidad y un mercado competitivo que garantice unos buenos precios.

La economía viene creciendo por encima de la demanda de energía. ¿A qué obedece esto?
Al uso más eficiente de la energía, como en el caso de los hogares con las bombillas eficientes LED, la utilización del gas natural que cada vez es más utilizado para la cocción de alimentos e, inclusive, algunos propósitos industriales. También el uso eficiente de la energía en la industria y el clima, entre otros. Sin embargo, Colombia es un país que tiene un consumo per cápita de energía inferior al de otros países en la región, y seguramente tenemos que estar preparados para un repunte de la demanda a la par de la economía, inclusive por encima de la economía, como sucede en países cercanos como Perú.

¿Cuál será el foco de la inversión para este año?
Los especialistas la han estimado en más de US$10.000 millones en generación. Hoy se adelantan proyectos como Hidrosogamoso, Quimbo, Gecelca e Hidroituango. Además, la Unidad de Planeación Minero Energética (UPME) trabaja en la que será la convocatoria de 14 proyectos de transmisión por más de US$2.000 millones.

Temas relacionados