Zapatos con destino a EE.UU.

Ante el crecimiento de las importaciones chinas, los marroquineros y zapateros colombianos estudian la mejor forma de aprovechar el TLC.

Zapatos de plataformas altísimas elaboradas con fique, transparencias, estilos retro y modelos masculinos con puntas cortas y anchas. Ese fue el panorama que dominó las estanterías del pabellón colombiano en la feria de calzado Smota 2012, realizada en Miami durante los últimos días de febrero pasado.

Una vitrina poco común para el calzado nacional, pero que se convertirá en recurrente en los próximos años gracias a la estrategia de los productores reunidos en la Asociación Colombiana de Industriales del Calzado, el Cuero y sus Manufacturas (Acicam), la cual busca estudiar detenidamente y ejecutar la mejor estrategia para entrar al mercado estadounidense.

“Hay que actuar como local. Hay que relacionarse y ver cómo funciona la plataforma logística de recepción, distribución y comercialización”, comenta Luis Gustavo Flórez, su presidente. Tanto marroquineros como zapateros vienen trabajando desde hace cinco meses en un proyecto, junto a la consultora Export Americas Corp., para definir nichos de mercado, capacitarse en la cultura de negocios y encontrar socios estratégicos.

Los primeros resultados demuestran que la conquista es posible sólo si llegan a buen puerto los diferentes procesos de asociatividad que el sector adelanta. Pero estos planes no han hecho que los industriales pierdan de vista una necesidad aún más urgente: redoblar su presencia en el mercado interno, sobre todo en momentos en que las importaciones desde China amenazan con desplazar el producto local.

Según cifras oficiales, entre enero y abril entraron al país 19,3 millones de pares de zapatos desde el gigante asiático, superando así la cifra histórica de 2001, con el arribo de 18,6 millones de pares. La alarma se evidencia si se tiene en cuenta que el 44% de las importaciones de 2012 entró por debajo de los precios de referencia y el 23% lo hizo reportando un precio inferior a un dólar.

“La base de nuestra plataforma exportadora debe ser el mercado local”, señala Flórez, quien hace un llamado urgente al Gobierno para que tome medidas para impedir que el fenómeno continúe.

Mientras tanto, el gremio se alista para una nueva edición del International Footwear and Leather Show, la principal feria del sector, a realizarse en agosto próximo, la vitrina perfecta para que los industriales recuperen el terreno cedido y preparen su estrategia de venta al país del norte.

Temas relacionados
últimas noticias