Zika amenaza las vacaciones de Semana Santa

Noticias destacadas de Economía

Aunque la carestía del dólar está obligando a los colombianos a viajar dentro del país, el gremio de los hoteleros comenta la preocupación que ha generado en el sector esta enfermedad.

Cómo proyectan la Semana Santa con el zika de por medio?

Tenemos ese nubarrón en el horizonte que se llama zika. Todavía no hemos sentido su impacto porque toda la alarma y la declaración por parte de la Organización Mundial de la Salud, como emergencia de salud, se dieron después de la temporada de enero, y aunque ya sabíamos del tema, sólo hasta enero se vio la gravedad. Eso podría generar el temor de las personas que van a salir en Semana Santa. Esperamos que sea productiva, pero no deja de preocuparnos por ser un tema de salud pública.

¿Cómo está el sector hotelero?

Éste crece de manera importante gracias a los incentivos que hay para la construcción y la remodelación de hoteles, más o menos unas 33.000 habitaciones nuevas se han construido y unas 24.000 se han remodelado con inversiones superiores a los $3 billones. Hoy es uno de los sectores con mayor proyección. El crecimiento de la oferta ha generado una disminución en la tarifa porque hay más habitaciones, pero también una caída en la ocupación porque hoy estamos en el 55%. Este comportamiento es transitorio, porque cuando se elimine la exención tributaria, la demanda ha venido aumentando y esperemos que en varios años se equilibre el mercado.

¿Hasta cuándo es la exención tributaria?

Hasta el 31 de diciembre de 2017.

Cada vez llegan más cadenas internacionales, ¿cómo impacta al negocio?

Esas cadenas traen al país un Know How, muchas de ellas no invierten directamente, sino que son franquicias que prestan su marca y ponen al servicio de los operadores toda su marca y por eso cobran una comisión. Pero ese traslado de ese conocimiento es muy importante para que la hotelería nacional se ponga a la altura de la internacional.

El dólar caro le ayuda mucho al turista extranjero y obliga al nacional a viajar aquí adentro. ¿Lo han sentido?

Lo sentimos mucho en la temporada que acaba de terminar y todo estuvo a reventar. Hace mucho no se sentía que la temporada comenzaba antes del 15 de diciembre. Y el 10 ya se estaban llegando hasta enero. La devaluación ha sido muy importante para los turistas nacionales y extranjeros. Hubo momentos de ocupación del 100% después de Navidad y hasta el 8 de enero. El resto del tiempo estuvimos a niveles del 70%.

¿Cuáles son los destinos más demandados?

Sigue siendo sol y playa, Cartagena y Santa Marta, y en el interior como el Eje Cafetero, los Llanos y el Meta en general.

Hace un par de años la parahotelería estaba golpeando al sector. ¿Qué ha pasado hoy?

No hemos avanzado mucho allí, es muy complicado para el Estado tener un policía en cada vivienda que sirve para ese negocio. El Ministerio de Comercio ha hecho un gran trabajo, pero Cotelco le propuso al Gobierno que incluya en la reforma tributaria un artículo que les permita a los colombianos descontarles en su base gravable en lo que pagan en impuestos de renta lo que paguen por alojamiento formal. Es decir, que los mismos colombianos se conviertan en controladores de esa parahotelería al momento de exigir una factura, eso obliga al dueño de la casa o propiedad a formalizarse.

¿Y qué dijo el Gobierno?

Que lo van a revisar. Estamos en ese proceso de acercamiento con el Ministerio para poder incluirlo.

Uber ha puesto contra las cuerdas a los taxistas y al Gobierno. Y ya está tomando vuelo Airbnb en Colombia. ¿No los asusta?

Es imposible controlar la tecnología. Esas aplicaciones van a llegar al país, sea hoy o mañana. Le hemos dicho al Gobierno que creemos que el Estado les debe exigir a esas plataformas que no permitan que quien se anuncie en ellas no cumpla con los requisitos formales. Que Airbnb no permita que preste servicio en su plataforma establecimientos que no tengan registro nacional de turismo, que no facturen o que no cobren IVA. Pero es una tecnología con la que tenemos que convivir y lo que tenemos que hacer los hoteleros es ser más creativos.

Precisamente lo que ofrece Airbnb es todo lo contrario a lo que ustedes piden: son casas de familia que no pagan ningún impuesto...

Lo que le estamos proponiendo al Gobierno, incluso con un proyecto de ley desde Cotelco, es que se le exija a la plataforma, que no es un prestador de servicios turísticos, pero que promociona prestadores de servicios turísticos o en este caso prestadores de servicio de alojamiento, que no permita que en su plataforma se promocionen esos servicios a no ser que cumplan con los requisitos que Colombia exige. Una persona que tiene una casa no se podría anunciar allí si no le comprueba a Airbnb que tiene Registro Nacional de Turismo y que está acreditado ante la DIAN.

Pero eso no ha pasado en ningún lugar del mundo. ¿Creen que Colombia daría el primer paso?

No ha pasado con el enfoque que nosotros proponemos, pero hay varias ciudades del mundo que le han puesto límites a esa plataforma obligándolos a pagar impuestos. Por ejemplo Ciudad de México, Barcelona, París, ellos han puesto condiciones para que Airbnb opere. Esto se trata de llegar a un punto de acuerdo entre el Estado, la plataforma y los establecimientos formales.

¿ Cómo cobran ese impuesto?

No conozco el detalle, pero no se trata sólo del impuesto, se trata de la informalidad. En Barcelona, por ejemplo, se empezaron a generar problemas de inseguridad en los edificios. La gente que llega, que no está registrada como habitante o propietario, discutía con los residentes porque la persona que llegaba no tenía horario, no le importaba tener música alta a la madrugada y eso creó choques entre los habitantes tradicionales de los edificios y quienes llegaban con plataformas como Airbnb. Eso obligó a municipalidades como la de Barcelona a ponerle freno.

¿De qué nacionalidades son los turistas que más llegan al país?

Estados Unidos sigue siendo el principal. Unos 400.000. También los mercados vecinos como Venezuela a pesar de la crisis. Y Ecuador se está volviendo muy interesante porque esa economía está dolarizada.

Comparte en redes: